En gobiernos panistas fortificó su imperio el cártel de Tijuana

En gobiernos panistas fortificó su imperio el cártel de Tijuana
por José Réyez

A la sombra de los gobiernos panistas, en Baja California germinó y fortificó su imperio el cártel de Tijuana, encabezado por Ismael, el Mayel, y Gilberto Higuera Guerrero, el Gilillo, y los hermanos Arellano Félix, quienes cooptaron a la elite de la inteligencia militar, funcionarios de alto rango de la PGR, de la procuraduría estatal y de las policías Federal de Caminos, Ministerial y municipal. Así lo revelan las declaraciones del testigo protegido Germán Núñez Balderrain, con nombre confidencial Alejandro. En una década el cártel se convirtió en la principal organización criminal del país, proveedora del 20 por ciento de la cocaína que ingresaba a Estados Unidos

Primera de dos partes

Exlugartenientes de los líderes del cártel de Tijuana revelan las operaciones de la organización delictiva cuyo desarrollo y consolidación se gesta en forma paralela a la toma del poder en la entidad por los gobiernos del Partido Acción Nacional: Ernesto Ruffo Appel (1989-1995), Héctor Terán Terán (1995-1998), Alejandro González Alcocer (1998-2001), Eugenio Elorduy Walther (2001-2007), y el actual José Guadalupe Osuna Millán.

Los testigos dan a conocer los nombres de sus cómplices en el trasiego de enervantes, así como sus alías, apodos y claves; las pistas clandestinas, las rutas marítimas y terrestres para el traslado de drogas, las casas de seguridad, las ejecuciones de miembros de grupos contrarios, los sobornos a militares de inteligencia, agentes de la Procuraduría General de la República (PGR), al procurador de justicia de Baja California, agentes ministeriales de la entidad y policías municipales que colaboraban para el cártel.

Las estadísticas de la Secretaria de Seguridad Pública federal arrojan un balance de la administración estatal, en el periodo 2001-2007, de una profunda crisis de seguridad publica, ya que tan sólo en 2007 el crimen organizado dejó 340 muertes violentas relacionadas con el narcotráfico, lo que colocó a Baja California como una de las entidades más inseguras a nivel nacional.

Apenas este 2 de octubre, el gobernador de Baja California, José Guadalupe Osuna Millán, rechazó que la entidad ocupe el tercer lugar en el país en índice delictivo, como lo señaló un estudio del Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad (ICESI), el cual señaló que Sinaloa y Chihuahua son los estados más violentos.

El “escolta favorito” del Gilillo

El “escolta favorito” de Gilberto Higuera, Germán Núñez Velderrain, con clave confidencial Alejandro, y quien de octubre de 1995 a febrero de 2001 participó en las actividades de narcotráfico del cártel de Tijuana bajo el apodo del Buzo, revela las operaciones de la agrupación delictiva en sus declaraciones vertidas entre febrero de 2001 y junio de 2006 ante el Ministerio Público de la federación, contenidas en la averiguación previa 336/MPFEADS/2001, y en la causa penal 35/2002.

En diversos testimonios, el también exagente de la Policía Judicial de Baja California Sur, comisionado en el grupo de Fuerzas Especiales que comandaba René Gaume Geraldo (quien también tenía vínculos con el cártel), incluye en una larga lista a supuestos miembros del cártel de Tijuana como el teniente Edgar, de inteligencia militar adscrito a la segunda región militar de la Secretaría de la Defensa Nacional en Baja California, quien, dice, apoyaba a Gilberto Higuera en los retenes para pasar cargamentos de droga.

“… El teniente Edgar, quien he referido que fue otro militar que estuvo apoyando al Gil, fungía dentro del grupo de inteligencia militar, y era el encargado de contactar en los retenes para que el Gil pudiera pasar los cargamentos. Supe que desertó y después con sus relaciones con sus compañeros militares siguió contactándolos para continuar apoyando a Gilberto…”.

Prácticamente toda la estructura militar, ministerial y municipal del estado estaba cooptada por la organización delictiva, de acuerdo con las versiones de los testigos protegidos e informes internos de la PGR.

Después del agente de inteligencia militar le siguen en orden de importancia Miguel Ángel García Serrano, el Cabezón, comandante de Inteligencia de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Contra la Salud de la PGR en Tijuana, quien según Alejandro, cada semana proporcionaba información relevante a Gilberto Higuera, el Gilillo, para las operaciones de la organización.

José Luis Anaya Bautista, procurador de Justicia de Baja California, por conducto de Ismael y Gilberto Higuera Guerrero, el Mayel, brindaba protección, apoyo y asignaba incluso elementos de la institución para ello. Sedano Felipini, comandante de la PGR y Carlos González Félix, también colaboraban con el cártel.

Armando Martínez Duarte, el Comandante Duarte, clave 44, comandante de la PGR responsable de las operaciones en el Valle de Mexicali de la célula de Gilberto Higuera, tenía a su mando a su hijo, el Huilo, clave cuatro tres, el Quicky y el Compadre. “Participaba en bajar aviones, levantar gente contraria a la organización, en ejecuciones, pasadas de droga a Estados Unidos y cuidar la plaza; era propietario de unos ranchos en el Valle de Mexicali, uno de ellos junto al ejido Hechiceras.

“Duarte informaba a los hermanos Higuera de lo que generaba la PGR cada dos o tres meses, incluso cuando era comisionado en otro lugar de la república conseguía permiso de la institución para intercambiar información. Tenía sus propios pasadores, pistoleros y autoridades policiacas, era apoyado por gente del Barrio Logan en San Diego, California. Recibía de el Gil 15 mil dólares al mes y 30 mil o 50 mil dólares cuando había un secuestro, una bajada de avión o una llegada de droga”, consigna el testigo Alejandro.

Mario Enrique Anaya Morales, el licenciado Anaya o J1, comandante del Grupo Antisecuestros de Baja California, operaba con Gilberto Higuera en la casa de seguridad Seis Uno o el Nido, ubicada a un costado del estadio de beisbol del equipo las Águilas de Mexicali, donde llegaba en vehículos oficiales escoltados por la corporación policiaca. El J1 brindaba protección a la organización delictiva, escoltaba cargamentos de droga y a Ismael y Gilberto Higuera cuando patrullaban la ciudad, y proporcionaba información a la que tenía acceso por su cargo y que pudiera perjudicar al cártel, así como de otros grupos de narcotraficantes de la zona, para detectarlos y cobrarles derecho de piso.

Al licenciado Anaya, el grupo de Gilberto Higuera le resolvía los secuestros para que los presentara como trabajo propio y consignara a los secuestradores; lo nombraron director de la Policía Ministerial y desde ahí daba protección a la organización de los Arellano Félix.

Joaquín Rodríguez Torres, el Chalinillo, comandante de la Policía Ministerial de Baja California, laboraba en la delegación de la Presa en Tijuana; era compadre y escolta de Ismael Higuera, transportaba cocaína de Ensenada y Tecate a Tijuana en compañía de Francisco Javier Arias, clave 010. Facilitaba ocultar las ejecuciones que realizaba la organización, ya que cuando Los Plebes –grupo de sicarios al servicio del cártel– tiraban los cuerpos en la noche, él los escoltaba o los tiraba y después los reportaba. Tras la detención de Ismael Higuera, andaba muy pegado a Efraín Pérez, el Efra; Jorge Aureliano Félix, el Macumba, y Jesús López Castro, el Quemado. Llegó a desempeñarse como escolta de Omar Lodoño, el Viejo, un colombiano de entre los principales proveedores de cocaína del Mayel, en 1996.

Chalinillo escoltó a Gilberto Higuera a Tijuana cuando el Tigrillo convocó a una reunión para repartir las plazas, tres meses después de la detención del Mayel (el 3 de mayo de 2000), cuando éste lo comisionó como escolta de Omar Londoño, el Viejo.

Hermenegildo Carmona Añorve, director de la Policía Municipal de Mexicali, pertenecía a la organización de los Arellano Félix, a la célula del Gilillo, y sirvió de enlace entre la agrupación y la policía municipal de Mexicali. Luis Cervantes Barrera, Luisito, chofer, escolta y hombre de confianza de Carmona Añorve, a quien en varias ocasiones el testigo Alejandro entregó dinero por mandato de Gilberto Higuera y quien, cuando bajó un avión en la colonia Club Campestre, patrullaba el lugar y daba órdenes a las unidades policiacas que correspondían a esa zona para que se fueran a otro lugar.

Narra Alejandro:

“(…) El Gil se entrevistó con Luisito que era el chofer y de todas las confianzas de Carmona, poniéndose a disposición del Gil de parte de Carmona para lo que se le ofreciera, dándole un teléfono para el Gil para que solamente entre ellos se hablaran. Se vieron por primera vez en un parquecito que se encuentra en la colonia de Los Pinos. En esa ocasión llegó Carmona y el Luisito en una Suburban blanca con gris propiedad del municipio. Carmona bajó y me saludó, por lo que yo me subí al vehículo en el que habían llegado, quedándome con Luisito, mientras Gil y Carmona Añorve se entrevistaban. Así como en esta ocasión se veían cada semana para cambiar información. Siempre que pasaba algo relevante como una ejecución o un levantón, Carmona hablaba al Gil para cerciorarse si había sido él o viceversa. Cuando Carmona tenía junta en el Regimiento adonde invitaban a la Policía Judicial Ministerial, a la Policía Judicial de Caminos, de la Policía Judicial del Federal y a la Policía Municipal, le informaban qué asuntos trataban y qué operativos se iban a llevar a cabo y en qué lugares (…)”

Alejandro Estrada Sarabia, el Alacrán, policía ministerial de Baja California, trabajaba directamente bajo las órdenes del Mayel y de Efraín Pérez. Brindaba protección al cártel de los Arellano Félix, a quienes servía de escolta en Mexicali, participaba en levantones de quienes no pagaban derecho de piso. Apoyaba en las bajadas de cocaína y marihuana de aviones y barcos, y escoltaba a los jefes de la organización en Tijuana, Ensenada y Mexicali. Sirvió de enlace para llevar dinero producto de la venta de droga a Jorge Aureliano Félix, el Macumba, y el Mayel, de parte de Gilberto Higuera en compañía de Antonio López Martínez, la Chuchis, quien informaba de operativos, incluso del grupo BOM (Base de Operaciones Mixtas).

El Nacho, a quien vio cuando el ingeniero Manuel Toloza –quien renta inmuebles, teléfonos celulares y estaba enterado de todas las actividades del Gilillo–, se lo presentó a Gilberto Higuera en 1998, ocasión en la que dijo que conocía otras personas que podían llevar cocaína y que querían negociar con Gilberto para poder “trabajar”, ya que él controlaba la plaza, incluidas las autoridades.

El Sapo, madrina, informante, agente de la Policía Judicial Federal en Tijuana, quien en una ocasión que andaba con Gilberto Higuera y su grupo, así como con Jorge Aureliano Félix, el Macumba y su grupo en el lugar conocido como El Punto, situado en la delegación la Presa en Tijuana, llegó acompañado de un elemento de inteligencia militar, quien participó en la ejecución de un agente de la Policía Judicial Federal que había detenido un trailer con mota de Ismael Higuera.

“En una ocasión llegó una persona a bordo de una Gran Cheroke color verde, iba con dos personas y se procedió a su detención. Las llevamos a la colonia Florida para interrogarlos. En el interrogatorio, uno de ellos dijo que era compadre del comandante Jorge García Vargas, subdelegado de la Policía Judicial Federal del Instituto Nacional para el Combate a las Drogas. Cuando mencionó esto, yo recordé que a ese comandante lo habían matado en la ciudad de México junto con otros cuatro agentes de la Policía Judicial Federal, entre ellos al Chico Changote.

“El Gil dijo que a García Vargas lo habían matado en represalia por la muerte del subdelegado de la PGR en Tijuana, Ernesto Ibarra Santés, porque supuestamente él los había puesto. Comentó que quien había privado de la vida al comandante García Vargas y al personal que lo acompañaba había sido gente del general Gutiérrez Rebollo, bajo las órdenes de Amado Carrillo. En Tijuana, todos los miembros de la banda sabíamos que Gutiérrez Rebollo trabajaba para Amado Carrillo y que estaba bien puesto con él. El Sapo mencionó su amistad con García Vargas y prometió señalar al agente que había puesto a Ibarra Santés, por lo que Gilberto lo perdonó.

“Como muestra de amistad, el Sapo llamó a ese agente y lo citó en un lugar donde la gente del Mayel se encargó de levantarlo para posteriormente saludarlo, ejecutarlo, ya que así se ordenaba. Por radio jamás se mencionaba que se ejecutara o se privara de la vida a alguien, siempre decían ‘salúdamelo al hijo de su puta madre’. Al siguiente día nos dimos cuenta por el periódico que lo habían ejecutado, su cuerpo apareció por las maquiladoras, atrás del Cerro Colorado”.

El Frankie era pasador de cocaína del Gilillo, que entregaba al Camarón, y ayudaba a Gilberto Higuera a quitar el condón a la droga (plástico de cámara de bicicleta que trae desde Colombia, después le echan grasa, jabón de polvo, detergente para alfombras, mostaza, papel carbón o papel de aluminio o también la empaquetan al alto vacío).

Efraín Pérez Pasuengo, el Efra, jefe de una de las células del grupo de Ismael Higuera, primero fue el encargado de la plaza de Tijuana y después de Ensenada; era uno de los encargados de los operativos del arribo de cocaína y marihuana en barcos, lanchas, aviones y camiones de la organización para pasarla a Estados Unidos. Después de la detención de Ismael Higuera, quedó como jefe de la plaza de Ensenada y compartía la de Tijuana con Jesús López Castro, el Quemado. Desde 1996 hasta 2001, recibía órdenes directas de Benjamín Arellano Félix y de Ismael Higuera. Enviaba cocaína al Gilillo de Ensenada a Mexicali en un tráiler para transportar caballos que conducía el Diablo, y que llegaba a un rancho propiedad del Pelón.

El grupo que comandaba Efraín Pérez estaba formado por Mario Alberto Rivera López, el Cris u 8-9; Jorge Aureliano Félix, el Macumba u 8-4; Feliciano Ramírez, clave 5-4; Alejandro Estrada Sarabia, el Alacrán; Martín Navarrete Baños; Miguel Ángel García Serrano, el Cabezón; Joaquín Rodríguez Torres, el Chalinilla; Antonio López Martínez, la Chuchis; Julio Salas Reyes, el Pilli, el Escrúpulos, hermano del Cris, el Rayo, el Quick, el Tigre (quien se dedicaba a “liquidar gente”); brindaban protección a Gilberto Higuera: Oscar López Rochín, el Erre Uno; Delgado Ronquillo, el Erre Erre, y el Mastodonte, quien está preso y se encargaba de llevar éxtasis proveniente de Europa a Ismael Higuera.

Alejandro reconoce a Mike ó Miguel, contratado por Manuel Toloza, responsable de cuidar la casa de seguridad de la calle Mecánicos, que se ocupaba como bodega de marihuana y de los vehículos que utilizaba la organización. La marihuana llegaba en costales y se entregaba a los pasadores del cártel para introducirla a Estados Unidos, como el Güero, el Tocayo y Manuel Herrera Barraza, el Tarzán, en Tecate, Baja California.

Ricardo Osuna Tirado, a quien Alejandro dice que ayudó a cargar marihuana en una camioneta panel Ford blanca que se entregó al Güero. En el transporte de una tonelada de cocaína en una aplanadora participaron Antonio Hermenegildo Carmona Añorve, Miguel Barraza y Francisco Javier Vaca García, policía municipal de Mexicali.

Las claves que empleaban los integrantes de la agrupación ilícita: Gilberto Higuera Guerrero, Ocho tres o 28; Ismael Higuera Guerrero, el Mayel, Ocho uno; el Mayelito, clave Ocho dos; Jorge Aureliano Félix, el Macumba, clave Ocho cuatro, era el segundo de Efraín Pérez, Ocho cinco y responsable de la plaza de Tijuana cuando el Mayel se fue a Ensenada.

De acuerdo con la averiguación previa 336/MPFEADS/2001 de la PGR, en septiembre de 1995 el testigo Alejandro y el agente Chan Unzón acudieron a Tijuana, donde los esperaba Oscar Campillo, y de allí a La Paz, Baja California Sur, para transportar cada uno una camioneta –en una de ellas iba de copiloto Martín Estrada–, que contenían ocultas armas largas, cargadores, lentes de visión nocturna y otros objetos.

El testigo Alejandro presenció el aterrizaje de un avión DC9 Carabell francés, sin asientos, en una pista de los llanos de Baturi, que transportaba cocaína, donde la esperaban Sigifredo Valverde y Chan Unzón. La nave no pudo volver a emprender el vuelo, por lo que la enterraron: Sigifredo Valverde, Chan Unzón, Gilberto Higuera, Efraín Pérez y su gente; Oscar Campillo, el comandante Castro de Sosa, Julio Salas, Manuel Aguirre Galindo, el Caballo, de acuerdo con su declaración ante el Ministerio Público del 27 febrero 2001.

“(…) Oscar Campillo me habló y me comentó del “trabajo” de esa noche, me entregó un cuerno de chivo, una pechera con cuatro cargadores de AK47, una cachucha, una playera con las siglas de la PGR, lentes de visión nocturna. Me dirigí a las oficinas de la judicial del estado donde observé a Chan Unzon, Sigifredo Valverde, Julio Salas y Rene Gaume. A las veintiún horas nos retiramos del lugar a la salida a Todos Santos, donde le entregaron a Oscar Campillo una pipa a la que nos subimos él y yo. Me dijo que llevaba turbosina para un avión grande. Dio vuelta hacía los llanos de El Baturi. Al acercarnos al lugar escuché por la frecuencia del radio que ya había unas personas en la pista. Oscar Campillo se perdió y no daba con la entrada. Gil lo empezó a regañar: ‘dónde chingados andas’. Lo orientaron y en el camino nos encontramos al Mastodonte y a Chan Unzón, quienes nos indicaron la ruta. Al llegar, encontramos una camioneta pick up Dodge blindada verde, donde se encontraba el Gil y su gente, todos uniformados. En una camioneta Suburban estaba el Efra y su gente. Como a las once de la noche se reunieron los jefes Gilberto, el Efra, Oscar Campillo y la gente del Caballo, platicaron una hora. Oscar regresó abordó la pipa, la movió hacia la cabecera Norte de la pista y la dejó a un costado. Se acercó a nosotros la Suburban verde en la que venía Oscar Campillo con gente del Caballo. Esperamos cuatro horas. Después una camioneta pick up arrancó de la cabecera Sur hacía el Norte donde nos encontrábamos, traía una aparato con el que iluminó la pista. De momento y sin escuchar ruido alguno, se iluminaron unos focos frente a nosotros, eran del avión que prendió los faros al llegar a la pista, y cuando empezó el aterrizaje escuche el ruido del frenado del avión, pasó frente a nosotros y dio vuelta, era un DC9 Carabell francés con dos turbinas. Al parar, nos acercamos en la camioneta Explorer y atrás de nosotros iba la Suburban con la gente del Caballo. Se abrió la escotilla de la cola del avión y bajaron seis personas con maletas. El capitán del avión con acento colombiano dijo ‘esta madre ya no se levanta’. La turbina del lado izquierdo venía chispeando y haciendo ruido. Descargamos la nave en las camionetas. Subí al avión y me di cuenta que había como quince bidones de turbosina y unas bombas, el avión no traía asientos. Llegue a la cabina, cuando subió un colombiano moreno de pelo chino que empezó a patear los tambos, por lo que me retiré y al llegar a unos seis metros fuera de la cola del avión encontré a Oscar Campillo con los Colochos y gente del Caballo. Alegaban lo que se iba a hacer con el avión, ya que el piloto decía que no lo iba a poder levantar. En esos momentos se escuchó una explosión y vi una bola de fuego que salió por la cola del avión. Era el Colocho, que momentos antes pateó los bidones de turbosina, quien se incendió y entre todos lo apagamos. Todos corrieron y subieron a los vehículos, escuchamos otra explosión mayor a la anterior. Yo tomé el volante de una Explorer, iba solo. Oscar Campillo me comentó que me esperara, ya que al momento de la explosión habían perdido unos radios y unos rifles, por lo que bajé de la unidad y regresamos. Encontramos los radios y un rifle. El avión ya se encontraba completamente en llamas. La pipa y la camioneta con la droga ya se habían retirado del lugar, así como la mayoría de los carros que estaban dando seguridad. Gilberto le comentó a Campillo que no había problema, ya que había militares en los alrededores del lugar que estaban dando protección. Al salir de la carretera, encontramos a Gilberto y a Castro de Sosa abordo de una camioneta pick up Dodge de lujo, blindada. Se acercaron Castro de Sosa y el Gilillo para preguntar qué había pasado con el avión. Le dijimos que había explotado y que estaba totalmente quemado. El Gilillo mandó a Erre uno y a Julio Salas a checar de nueva cuenta el avión. Le dijeron que el avión: ‘Está igualito, solamente que en lugar de blanco, ahora está negro’. El Gilillo los envió a comprar gasolina a Todos los Santos y ordenó que lo quemaran bien. Más tarde, Oscar Campillo, el Gil, Efraín y su gente, Castro de Sosa, nos trasladamos a la colonia Fidepaz en espera de noticias. Nos informaron que Julio Salas y el Erre uno se habían accidentado en la brecha y que los habían trasladado al hospital de Las Monjas. El Erre uno estaba grave, se había golpeado la cabeza y se le había levantado el cuero cabelludo. Al colombiano que provocó la explosión también lo atendieron en ese mismo hospital. Cuando amaneció, el Gil ordenó a Ramón, el Pomponio, que como él era el contacto con los militares, revisara el lugar, lo cual se hizo con ayuda de un capitán del Ejército vestido de civil. Campillo mencionó que él era militar, capitán, y su principal función era asegurar a Gilberto y que como garantía él se encontraba ahí para que los demás militares que rondaran la zona se retiraran a otro lugar (…).”

El testigo Alejandro da cuenta de la forma de operar de la organización: Manuel Aguirre Galindo, el Caballo, jefe de una de las cuatro células del cártel de Tijuana, a quien Alejandro vio con Ismael y Gilberto Higuera, Jesús, Chuy, Labra Avilés, y Ramón Arellano Félix. Aguirre transportaba cocaína vía aérea y marítima de Colombia, droga que Alejandro recogía en el aeropuerto de Mexicali o en pistas clandestinas de la Sierra del Sargento en Mexicali.

En 1999, en una casa de Aguirre Galindo, se reunieron éste, Gilberto Higuera y Ramón Arellano Félix, para tratar la bajada de aviones con cocaína en las pistas de La Laguna Salada en Mexicali. Gente de Aguirre se encargó de ocultar 10 toneladas de cocaína de un avión en los llanos de Batumi, proveniente de Colombia.

Jorge Aureliano Félix, el Macumba, clave 8-4, brazo derecho del Efra, coordinaba a todos los agentes ministeriales y pistoleros que servían a la organización; el Mayel lo nombró encargado de la plaza de Tijuana cuando el Efra se iba a la de Ensenada.

Guillermo López Palomera, el Motorcito, gatillero de Ismael Higuera, quien fue traspasado al grupo de los Arellano Félix, colaboraba con el grupo de Jesús López Castro, el Quemado, cuyos hermanos Javier, Ricardo y el Árabe, claves M1, M2 y M3, los Emes, eran gatilleros o pasadores de cocaína y marihuana a Estados Unidos del grupo de Gilberto Higuera.

Alejandro refiere cuando Francisco Arellano Félix, el Tigrillo, y sus hermanos pasaron a liderar el cártel de Tijuana tras la detención del Mayel, el 3 de mayo de 2000, y asumieron plenamente el control de la organización. Dice que el Tigrillo de inmediato organizó una reunión de jefes para repartir las plazas: le asignó Tecate y Mexicali a Gilberto Higuera Guerrero, quien a su vez puso a Manuel Herrera Guerrero Barraza, el Tarzán, en Ensenada, y Manuel Aguirre Galindo, el Caballo, con la posibilidad de transitar por todo el estado de Baja California, en coordinación de cada jefe de plaza.

Beltrán inicialmente era jefe de grupo de la Policía Ministerial de Baja California, que acompañaba al licenciado Anaya cuando se reunía con Gilberto Higuera, brindaba protección a la agrupación y estaba bajo el mando de Jesús López Castro, el Quemado y el Efra.

Torres o Tom Cruise, clave 5-3, agente de la Policía Judicial Federal, adscrito a la plaza de Mexicali, después fue agente de la Policía Ministerial de la Procuraduría de Baja California, comisionado en Tijuana, daba protección e información a la organización. Tenía un pariente cercano de alto rango en la delegación de la PGR en Ensenada; pasaba la información de los operativos y estaba bajo el mando de Ismael Higuera como su escolta entre 1996 y 1997, de quien se convirtió persona de confianza.

Miguel Barraza, el de la B, exagente de la Policía Municipal de Mexicali, tenía amplia relación con policías federales y locales. Fue jefe de una célula al servicio de Gilberto Higuera; contaba con sus propios pasadores de cocaína y marihuana, así como con vendedores en Estados Unidos, y con sus pistoleros. Fue enlace entre la organización de los Arellano Félix con Albino Quintero Meraz y Ramón Alcides Magaña, el Metro, miembros del cártel de Juárez, y es quien manejaba las relaciones públicas del cártel de Tijuana.

Lucio o el Lobo, policía municipal de Tecate, comandante del grupo Lobos, fungía de tiempo completo como escolta del grupo de Manuel Herrera Barraza, el Tarzán; servía al grupo de Gilberto Higuera. Guillermo Salazar e Ituarte, comandante y agente de la Policía Federal de Caminos, respectivamente, daban protección al grupo de Ismael Higuera.

Martín Estrada, el Chapo, junto con Oscar Campillo trasladaron de Tijuana a La Paz, Baja California Sur armas y equipo de comunicación de Ismael Higuera, para la bajada de un avión con droga; viajaba como copiloto y era efectivo de la Policía Judicial de Baja California, que brindaba protección a la agrupación. El Chapo brindaba protección de manera incondicional a la organización y se inició en el grupo de Ismael Higuera.

Vargas, policía ministerial, junto con el Alacrán y la Chuchis escoltaban a Ismael y Gilberto Higuera y Efraín Pérez, de Mexicali a Tijuana, participaban en los grupos de escolta de cargamentos de marihuana oculta, desde la entrada de Tijuana a la bodega. Vargas y José Antonio López Martínez los escoltaban también hasta la Rumorosa, donde los esperaba Tamayo y Villa.

Oscar Campillo Valles, la Lechona, quien se incorporó a la organización de los Arellano Félix junto al testigo protegido Alejandro, se encontraba a la cabeza del operativo en los llanos del Baturi, en donde aterrizó el avión DC9, proveniente de Colombia con 10 toneladas de cocaína.

Otros miembros del cártel de Tijuana, según el testigo protegido Alejandro, son: Oscar López Rochín, clave R1; Israel Coronado, clave 02; Delgado Ronquillo, clave RR; el Duende, clave R10; Bernardo Araujo, el Jabalí, Nando, clave 07; el policía ministerial Marco Antonio Tamayo Sotelo, el Tamayo, clave T1; Villa, clave T2; Manuel Molina Murua y Rivera Cota, escoltas de Gilberto Higuera.

José Luis Salas Reyes, policía judicial ministerial de Tijuana, excompañero del testigo Alejandro en la Policía Judicial de Baja California Sur, es hermano de Julio Salas y miembro de la organización de Ismael y Gilberto Higuera; en ocasiones llevaba dinero o personas a Tijuana, desde 1996 hasta que fue detenido en 2000.

Vargas Ureña escoltaba vehículos con cargamentos de marihuana en compañía de Francisco Javier Arias, el 0-10; Mendoza Cabrales y Julio Salas, quien fungió como escolta de Ismael Higuera Guerrero, y después de Jorge Aureliano Félix, la Macumba. Martín Estrada Gutiérrez, además de traer las armas, el testigo protegido Alejandro lo relaciona con Oscar Campillo como guardia de seguridad, y en 1999 en Tijuana, como escolta de Ismael Higuera.

Señala que a diferencia de otros cárteles, el de Tijuana no empleaba lugares conocidos como “tienditas” o centro de distribución de droga al menudeo, pues todo el trasiego de cocaína y mariguana era al mayoreo y un sólo mercado: Estados Unidos.

Refiere que a finales de 1996, Ismael ordenó a Gilberto Higuera, Efraín Pérez y al mismo Alejandro que levantaran al agente de la PGR Rafael López Cruz, quien “se había metido con Aldo Ismael Higuera, hijo de Ismael Higuera, y lo llevaron a una casa de seguridad, lo interrogaron y torturaron hasta que fue privado de la vida.

“Fueron muchas personas ejecutadas. Durante el tiempo que duré en la organización, siempre había gente esperando para ser ejecutada; por ejemplo, a Gerardo Gaytán Medina, agente de Gobernación, comisionado en el Palenque de Tijuana, nosotros lo levantamos: participó el Chuchis, el Alacrán, el Navarrete, el Gallo, el 0-10, el Chalinillo. Lo llevaron a un lugar que llamábamos la Casita, donde el Mayel ordenó al Cris que lo ejecutara, que le cortara los testículos y que se los pusiera en la boca para que se creyera que era un crimen pasional; sin recordar bien la colonia, pero ellos lo tiraron. Hubo otra ocasión que mataron a un agente del Mayel que se llamaba Salvador López Cruz, el Chavita; a consecuencia de esto nos ordena el Mayel que levantemos a un exjudicial y éste a su vez nos pone a otras personas que entran a un cine de la delegación de la PGR, La Mesa, y al salir nos ordena que los levantemos. Fueron siete personas las que se levantaron; de esas siete personas, uno estaba inmiscuido en el homicidio del Chavita y las demás no, las demás eran estudiantes, y el Mayel ordenó que los matáramos uno por uno, en diferentes días, también fue el Chalinillo el encargado de ir a dejar un cuerpo diario”.

En diciembre 200l, Gilberto Higuera secuestró a Daniel Avendaño López en Tijuana, pasándole el secuestro a Jesús López Castro, el Quemado, quien controlaba la plaza. Gilberto cobró 200 mil dólares por el rescate y le dijo al Quemado que no había recibido rescate alguno, por lo que ejecutó al secuestrado y lo arrojó a una maquiladora, ubicada en la carretera rumbo a Tecate. Por esta situación, la relación entre el Quemado y Gilberto se enfrió. López Castro era asistente de Benjamín Arellano Félix, se encargaba de llevar a la casa de seguridad de éste a Gilberto e Ismael Higuera y a Efraín Pérez.

Cuando detuvieron al Mayel, el 3 de mayo de 2000, Jesús López Castro, el Quemado, quedó como jefe de la plaza de Tijuana; se encargaba de recibir y pasar la droga hacía Estados Unidos, cuidaba la plaza y sobornaba a las autoridades municipales, estatales y federales para que le brindaran protección.

Del total de nombres que mencionan los testigos protegidos en la causa penal 35/2002, hasta el 12 de septiembre de 2007 sólo habían sido procesados y sentenciados Joaquín Rodríguez Torres, Arturo Torres Flores, José Antonio López Martínez, Guadalupe Jorge Mendoza Cabrales, Mario Enrique Anaya Morales, Marco Antonio Tamayo Sotelo y Miguel Alejandro Estrada Sarabia, por los delitos de delincuencia organizada y contra la salud en su modalidad de colaborar al fomento para posibilitar el tráfico de cocaína y marihuana. Así como Jorge Aureliano Félix, Efraín Pérez Arciniega; Jesús López Castro y/o Carlos Francisco Cázares Beltrán, por el delito de delincuencia organizada y por el diverso contra la salud en la modalidad de tráfico de cocaína y marihuana.

Interrogatorio del fiscal federal al testigo protegido Alejandro, 17 de febrero 2001

?En cuántas ocasiones le hizo entrega del dinero a Mario Enrique Anaya Morales.

?En cuatro ocasiones, aproximadamente.

?¿Recuerda a cuánto ascendían las cantidades de dinero que le entregó Mario?

?De 10 mil a 30 mil dólares.

?¿Recuerda el motivo por el cual se le entregó el dinero?

?Porque era miembro de la organización. A todos los miembros les daba dinero, a todas las autoridades.

?¿En las ocasiones en que le entregó dinero a Mario Enrique Anaya Morales, se hacía acompañar de alguna persona?

?En dos ocasiones iba con un comandante de apellido Beltrán, y en otras, por el Gallo o el Duende.

?¿Recuerda los lugares en que le entregaba el dinero a Mario?

?En Mexicali, a un costado del parque de beisbol de las Águilas de Mexicali; ahí fueron todas las ocasiones.

?¿Supo del motivo por el cual Gilberto Higuera Guerrero entregaba dinero a las autoridades?

?Porque le brindaban protección, le daban información, ya fuera de operativos en contra de él, de los miembros de la organización, así como de grupos contrarios a la organización. (JR)

Careo entre Jesús López Castro y/o Carlos Francisco Cázares Beltrán, elQuemado, con el testigo Alejandro, 6 de junio de 2006

“El testigo Alejandro asentó en su declaración de 14 de noviembre de 2001 que Gilberto Higuera Guerrero lo puso a las órdenes del Quemado, en la ciudad de Tijuana, y en una ocasión la Ministerial detiene a nueve integrantes del grupo del Quemado al querer cobrar éstos un rescate y el Quemado le entrega al licenciado Anaya 100 mil dólares por la libertad de sus integrantes, para los comandantes que habían participado en la detención. Recuerda que hay un taller que se ubica en el bulevar Díaz Ordaz en la colonia Baja California, de Tijuana, a donde llegan diversos miembros de la organización de los Arellano Félix, entre ellos el Quemado. Que el Quemado se reunía con Gilberto Higuera para tratar hechos del narcotráfico; que también era asistente de Benjamín Arellano Félix y, posteriormente, cuando es detenido el Mayel, lo nombran jefe de la plaza de Tijuana.”

Por su parte, el Quemado, al declarar en preparatoria y durante la instrucción, manifestó desconocer todo lo señalado anteriormente y refiere que en ningún momento ha tenido el apodo del Quemado.

* Yo te reconozco como el Quemado, como a la persona que vi en varias ocasiones con Ismael, Gilberto Higuera Guerrero, cuando ibas a recogerlos y yo te entregué una Panel con droga; después de la detención del Mayel te saludé de mano y te vi con Gilberto Higuera, no entablé comunicación contigo, pero te saludé.

* Yo nunca te he visto en mi vida, pues no te conozco ni lo que estás imputando, ni sé cómo te llamas, y yo no soy Cázares Beltrán, soy Jesús López Castro.

* Yo no sé cómo te llames, pero tú eres la persona a la que llamaban el Quemado y al que vi.

* Es la primera vez que te veo en mi vida. Insisto, no te conozco.

* Yo me sostengo en mi dicho y eres la persona que conocí como el Quemado en la organización de los Arellano Félix, y te vi en Tijuana.

* No tengo nada más que decir porque no lo conozco.
http://www.voltairenet.org/article162687.html

Cártel de Tijuana, complicidad oficial en el foxismo
por José Réyez

Los miembros del cártel de Tijuana eran vigilados por agentes especiales de la Procuraduría General de la República: informaban al titular de la entonces Unidad Especializada en Delincuencia Organizada, José Luis Santiago Vasconcelos, de los pasos que daban en el trasiego de drogas de Colombia a Estados Unidos, de acuerdo con documentos contenidos en la averiguación previa 336/MPFEADS/2001, a los que Contralínea tuvo acceso, que revelan cómo la estructura militar-policiaca estaba, mediante sobornos, al servicio de la delincuencia organizada

Un extenso informe del 29 de marzo de 2002, UEDO/TIJ/AF/2002, suscrito por Mateo Arrona Landa, Alfonso Román Lugo y Victoriano Neri Dorantes, agentes federales de investigaciones, adscritos a la Coordinación Técnica de la Unidad Especializada en Delincuencia Organizada de la Procuraduría General de la República (PGR), da cuenta del cártel de Tijuana que encabezan los hermanos Arellano Félix y su complicidad con la estructura militar, policiaca federal, estatal y municipal que les brindaban protección en el trasiego de drogas hacia Estados Unidos.

El documento refiere los nexos de los principales líderes de la organización con los mandos del ejército y la policía, entre ellos Benjamín y Francisco Javier Arellano Félix, el Tigrillo, “responsable de organizar el arribo de avionetas clandestinas con cocaína procedentes de Colombia a Ensenada, quien tenía bajo su mando a excolaboradores de Efraín Pérez Pasuengo, el Efra, y de Carlos Francisco Cázares Beltrán”, el Quemado, líderes de las células del cártel.

Es precisamente Cázares Beltrán quien, a la postre, tras la detención de los hermanos Arellano Félix, encabezaría la organización delictiva y controlaría la plaza de Tijuana. El Quemado habría participado en el operativo para asesinar a Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, en el aeropuerto de Guadalajara, aquel 24 de mayo de 1993 en que perdió la vida el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo.

Desde entonces, Cázares Beltrán, preso en el penal del Altiplano por el delito de delincuencia organizada y por el diverso contra la salud en la modalidad de tráfico de cocaína y marihuana, destacó como uno de los principales cabecillas del cártel de Tijuana. Hacía entregas de dinero producto del narcotráfico a Benjamín Arellano Félix, y recibía personalmente cargamentos de cocaína en la zona de La Bufadora, al sur de Ensenada, procedentes de Colombia.

Contaba con su propia escolta, conformada por Alejandro Diezmartínez Félix, Ernesto Gutiérrez, el Guti, quien también se desempeñaba en la policía ministerial del estado, y Mario Alberto Ituarte Camacho. También con su propio abogado: Arturo Rayle Cárdenas, el Rayle.

Marco Antonio López Benavides, adscrito al departamento de Homicidios en la Delegación de Rosarito, quien, dice el parte informativo, es considerado como uno de los viejos colaboradores del Quemado.

El informe de los investigadores de la PGR hace referencia al enjuiciado Francisco Carlos Cázares Beltrán:

“(…) Después de efectuar intensas investigaciones en el estado de Baja California, hemos podido detectar que: Dentro de la organización delictiva que aún encabezan los hermanos Arellano Félix, participa muy activamente Carlos Francisco Cázares Beltrán, el Quemado, a quien se identifica como un operador del trafico ilícito de drogas junto con Efraín Pérez Pasuengo, el Efra, el que también es sujeto de investigación en la presente indagatoria. También se le conoce con los alias de Carlos Cázares Solano, Ernesto Angulo Hernández, el Quemado, el Comandante, el Chicharrón, el Neto, el Ruco, el Jaibo y Zeta. Media filiación: tez morena, complexión obesa, estatura 1.65 a 1.70; seña particular: quemadura severa en la cara y acento norteño.

“Vinculación con lo hechos: se tuvo conocimiento de que Cázares Beltrán controla el tráfico de drogas en la delegación de La Mesa de Tijuana y entrega al Efra el dinero producto del narcotráfico. Se detectó que como parte del grupo delictivo de los hermanos Arellano Félix, participó en el enfrentamiento del 24 de mayo de 1993 en el aeropuerto internacional de Guadalajara, Jalisco, en donde perdió la vida el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo. Se le ha visto frecuentar lugares donde opera el Efra, como el restaurante de mariscos ‘Chachos’, ubicado en Guadalupe Victoria número dos, fraccionamiento Castro, colonia La Joya, Tijuana, Baja California.

“Como parte de la organización criminal de los Arellano Félix, Cázares Beltrán se ostenta como representante legal de la empresa Reciclajes de Baja California, SA, ubicada en Callejón Cairo 18587, fraccionamiento Pino Suárez, Delegación La Mesa, la cual perteneció a Agustina Félix Zazueta (hermana de Alicia Isabel, madre de los Arellano Félix), esposa de Jesús Chuy Labra Avilés, exoperador financiero de la organización delictiva. (…) Vínculos con elementos policiales: 1. Felipe De Jesús Beltrán Araujo, el Patotas o el Cotorro, jefe de grupo antisecuestros de la Procuraduría de Justicia de Baja California. Se reúnen en las canchas de juegos, ubicadas en vía rápida, Tijuana. 2. Jaime Niebla González, el Niebla, subdirector Operativo de la Policía Estatal Preventiva, jefe de seguridad de la empresa Sony y Gasolineras Gasmart Tijuana 1998-2002; exjefe de grupo de la Unidad Antisecuestros, Homicidios y Fiscalía Especial de la Policía Judicial del Estado entre 1992-1998 con José Luis Anaya Bautista, procurador general de Justicia de Baja California de noviembre de 1995 a noviembre de 1998, al menos en los últimos tres años. Amigo personal de Juan Cristóbal Aguilar Aispuro, comandante de la Policía Ministerial de Mexicali, quien ha sido señalado por un grupo anónimo de presuntos agentes ministeriales identificado como “La Fraternidad”, de brindar protección a Gilberto Higuera Guerrero, el Gilillo. 3. Sergio Riedel Barocio, comandante de la Policía Ministerial en Tijuana. 4. Mario Camilo Díaz Orduñes, el Chaparrito, comandante auxiliar en la policía ministerial de Tijuana. (…) Se pudo establecer que Ricardo Alberto Orozco Esquives, primer comandante de la Policía Ministerial de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Baja California, hasta diciembre de 2001, prestó sus servicios como escolta a Carlos Francisco Cázares Beltrán, el Quemado, lugarteniente de importancia de la organización criminal de los hermanos Arellano Félix. (…)”.
La célula del Efra

Efraín Pérez Pasuengo, el Efra, uno de los principales colaboradores del cártel de Tijuana, trabajaba directamente para Benjamín Arellano Félix, de quien fue su guardaespaldas, y encargado de una de las células del cártel de Tijuana.

“Una vez que llegaba a la plaza, la droga era depositada en el autolavado Jet del Yonke Rally, sobre el boulevard Gustavo Díaz Ordaz, donde a propósito, exponen los investigadores de la PGR, es donde se encuentra el centro de operaciones del Efra, que cuenta con equipo de radiocomunicación, antena repetidora, y cochera para guardar los vehículos en los que realizan levantones”.

Colaboran con el Efra: Julio Salas Reyes, el Pollo; Amador Gustavo Quezada, el Gus; Armando Robles, el Patotas, y Fernando Estrada, así como el Negro, principal guardaespaldas de Efraín Pérez, un exsoldado quien, dicen los investigadores, “es sumamente violento”. Eduardo Humberto Sandoval Cortés, de acuerdo con los investigadores en marzo de 2002, era jefe de la policía ministerial en Tecate al servicio de Manuel Herrera Barraza, el Tarzán.

Jorge Aureliano Félix, el Macumba, expolicía ministerial, pistolero de Efraín Pérez Pasuengo, se encargaba de realizar secuestros, traficar con armas de grueso calibre y cometer homicidios que ordenaban los Arellano Félix. Efraín Pérez e Ismael Higuera fueron personas de confianza de éste y brindaron protección al cártel cuando eran de la policía judicial. A Aureliano se le preparaba para sustituir a Pérez Pasuengo en caso de que fuera detenido, pero ambos fueron detenidos y sentenciados en el penal de máxima seguridad del Altiplano.

Martín Navarrete Baños, el Cabezón, policía ministerial adscrito a la delegación la Mesa, en Tijuana, Baja California, funge como chofer y hombre de confianza del Efra, apoyado por José Luis Salas Reyes, el Pillo, jefe del grupo de Aprehensiones de la Policia Ministerial de Baja California. El Cabezón pasó después a desempeñarse como chofer y hombre de confianza de Aureliano Félix.

A Luis Roberto Márquez Morales y Mario Alberto Medina Robles, policías ministeriales de Tijuana, se les atribuye ser escoltas de Efraín Pérez Pasuengo. Este último forma pareja con Luis Roberto Márquez Morales y les apodan los Tiquis.
Complicidad oficial

Entre los funcionarios que colaboran con el cártel, destacan los investigadores, se encuentra José Luis Anaya Bautista, procurador general de Justicia de Baja California de noviembre de 1995 a noviembre de 1998, quien, dice el documento, “pactó con Ismael Higuera Guerrero, el Mayel, para que a cambio de protección y fuertes cantidades de dinero, en la entidad se abstuvieran de secuestrar personas, realizar ejecuciones en forma descarada, efectuar movimientos impresionantes de vehículos, con lo cual el gobierno del estado y la procuraduría, a través de los medios de comunicación, difundirían la imagen de seguridad y tranquilidad en la entidad”.

A Bautista se le atribuye haber ordenado el retiro de la escolta al codirector del semanario “Zeta”, Jesús Blacornelas, con lo que facilitó el atentado que sufrió el periodista junto con Luis Valero en noviembre de 1997 por parte de la organización de los Arellano Félix. También se le imputa recibir sobornos a cambio de protección a miembros de la organización.

Arturo Torres Flores, el Toro, exsubdelegado de la Procuraduría General de la República en Ensenada y exagente del Ministerio Público de la Federación, adscrito a la Base de Operaciones Mixtas de Tijuana, conducía uno de los vehículos de Cázares Beltrán, de quien fue su colaborador y gatillero. “Torres controla al comandante de la Policía Ministerial de Tijuana, Sergio Riedel Barocio. Después de la detención de Benjamín Arellano Félix, formó parte del equipo de colaboradores de Francisco Javier Arellano Félix, el Tigrillo”.

También Rogelio Delgado Neri, subprocurador de Justicia de Tijuana, ejecutado el 22 de enero de 2004 en Tijuana, apuntan los investigadores que en la primera semana de marzo de 2002 recibió 20 mil dólares de los gatilleros al servicio de Efraín Pérez Pasuengo, el Efra, cuyo enlace fue su secretario particular Aldo Gabriel Barud Martínez, para hacer caso omiso a las inasistencias de personal a su mando que también forman parte de la organización de los Arellano Félix. En marzo de 2002 promovió a Guadalupe Jorge Mendoza Cabrales, el Muñeco, como jefe de la Unidad de Robo de Vehículos de la Policía Ministerial, para que éste suministrara unidades robadas o aseguradas a los lugartenientes de la organización criminal.

Guillermo Palomera López, el Motor, clave 79, policía ministerial hasta 1994, hombre de confianza de Efraín Pérez, encargado de efectuar secuestros, levantones y cobranzas de piso, pero enemigo de Gilberto Higuera, a quien tolera por ser parte de la organización, pero cuando se desplaza a Mexicali trata de evadir cualquier encuentro con Gilberto. Este sujeto era apoyado en sus funciones por sus hermanos el Chucky y el Iraquí.

Otro personaje clave en la estructura del cártel de Tijuana era Miguel Alejandro Estrada Sarabia, el Alacrán, policía ministerial y hombre de confianza de Efraín Pérez Pasuengo, el Efra. Fungía como escolta y hombre de confianza de Ismael Higuera, a quien transportaba a Mexicali, Tecate, Rosarito o Ensenada.

Estrada “sirve de enlace a Efraín para dar órdenes al comandante de la Policía Ministerial de Tijuana, Sergio Riedel Barocio, al comandante auxiliar Mario Díaz Orduñez, al jefe del grupo antisecuestros, Felipe Beltrán Araujo, y a ‘N Puente’, así como al subdelegado de la PGR, Raciel López Salazar, el Ratiel, igual que a personal de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra la Salud, al mando del capitán Rodrigo Rodríguez Pacheco”.

Otros sujetos importantes eran Ismael Camacho Villavicencio y Manuel Ángel Aguirre Galindo, el Caballo, operadores financieros de la organización criminal de los Arellano Félix, este último es propietario del complejo turístico “Oasis” de Tijuana.

Jaime Niebla González, el Niebla, subdirector operativo de la Policía Estatal Preventiva, amigo personal de Juan Cristobal Aguilar Aispuro, comandante de la Policía Ministerial de Mexicali, quien formaba parte de un grupo anónimo de presuntos agentes ministeriales identificado como “La Fraternidad”, que brindaba protección a Gilberto Higuera, el Gil.

Ricardo Alberto Orozco Esquives, primer comandante de la Policía Ministerial de la Procuraduría General de Justicia de Baja California que fungió como escolta de Carlos Francisco Cázares Beltrán, el Quemado.

Luis Alberto Lara Verdugo, el Pollo, policía ministerial en Tijuana, pistolero del grupo de Los Escobar, cercano al Quemado. Después de la detención de Benjamín Arellano Félix, el Min, ocurrida el 9 de marzo de 2002, trabajaba para Francisco Javier Arellano Félix y tenía nexos criminales con Sergio Riedel Barocio.

Gilberto Camacho Valle, el Chayánee, refieren los investigadores que fue agente de la Policía Ministerial de la Procuraduría General de Justicia de Baja California y personal de confianza de Ismael Higuera, el Mayel, además de ser hombre de confianza de Fabián González Martínez, el Tiburón.

Raúl Camacho Valle, el Raulito, policía ministerial, y su hermano Mario. Oscar Campillo Valle, José Encinas Filatoff, el Ruso, excomandante encargado de la plaza de Ensenada al servicio de Jesús Chuy Labra Avilés.

Jaime Niebla González, el Niebla, de quien los signantes del parte informativo refieren que al menos en los últimos tres años fue amigo personal de Juan Cristóbal Aguilar Aispuro, comandante de la Policía Ministerial en Mexicali. Fernando Gastelum Lara, el Capi, de quien se narra que entre el 4 y 5 de noviembre de 1995 coordinó el aterrizaje de un avión cargado con 15 toneladas de cocaína en los llanos de Baturi, Baja California Sur.

Albino Lizárraga Osuna, excomandante de la Policía Judicial del estado en el IV Sector, con sede en Tecate, Baja California, a quien los investigadores enuncian que era común que asignara elementos de seguridad a la finca Rancho las Bardas, propiedad de los hermanos Arellano Félix.

Escobedo, el Rambo, expolicía ministerial, recibe la droga; en un comando integrado por policías ministeriales con torretas o sirenas encendidas la trasladaba a Tijuana, y de esa forma pasaban los puestos de la segunda zona militar sin ser detenidos.

Gerardo Visáis González Junior, el Monster, trabajaba para Cázares Beltrán. Destacó en la organización criminal de los Arellano Félix por su precisión en el uso de las armas, además de que ha sido campeón de tiro en la policía ministerial del Estado.

Rafael Vargas Ureña, adscrito desde el 16 de marzo de 1989 a la Procuraduría de Justicia de Baja California, como primer comandante de la Policía Ministerial, en la Subprocuraduría de Tijuana, pertenece al grupo de protección de Cázarez Beltrán.

Oscar Saúl Muñoz Lara, médico que atiende a los hermanos Arellano Félix y demás miembros de la organización.

José Gabriel Tapia del Río, director de Averiguaciones Previas en Tijuana.

Juan Francisco Franco Ríos, el Francoríos. José Martín Estrada, escolta de José Luis Anaya Bautista.

Jorge Mendoza Cabrales, el Muñeco, jefe de la Unidad de Investigación de Robo de Vehículos de la Subprocuraduría de Justicia en Tijuana, a quien se le atribuye proporcionar unidades robadas y alteradas en sus números de serie a la organización de los hermanos Arellano Félix, además, se le vincula directamente con el Quemado, y perteneció a la escolta de Ismael Higuera.

Finalmente, el informe menciona a Francisco Javier Contreras Mojarra, colaborador de Manuel Herrera Barraza, el Tarzán, operador de un narcotúnel situado en Tecate, así como Manuel Herrera Barraza, representante de Efraín Pérez, vinculado con un narcotúnel descubierto por las autoridades en febrero de 2002.
Interrogatorio de la defensa de Cázares Beltrán

El 30 de agosto de 2006, los investigadores de la Procuraduría General de la República Alfonso Román Lugo y Victorino Neri Dorantes fueron interrogados por el defensor de Cázares Beltrán, el Quemado:

Defensa: Que diga el testigo el tiempo que duró la investigación que se plasmó en el informe de 29 de marzo de 2002.

Testigo Victorino Neri Dorantes: No recuerdo los días que duramos, pero fueron aproximadamente de 15 a 20 días.

Defensa: Quién le informó que Carlos Francisco Cázares Beltrán participaba activamente en la organización de los hermanos Arellano Félix.

Testigo: Los informantes nos daban la información, eran policías ministeriales; no recuerdo.

Defensa: Quién le informó que a Cázares Beltrán se le conoce con los alias de Carlos Cázares Solano, Ernesto Angulo Hernández, el Quemado.

Testigo: Esa información también nos la pasaron los informantes.

Defensa. Cómo obtuvo la media filiación del Quemado, la cual describe en el parte informativo.

Testigo: Nos la pasaron los informantes.

Defensa: De manera personal observó a Carlos Francisco Cázares Beltrán en los mariscos “Chachos”.

Testigo: Pues al señor nunca lo ví en el restaurante, la información nos la pasaron los informantes.

Defensa: Por qué en su parte informativo afirma categóricamente que ha visto frecuentar los mariscos “Chachos” a Carlos Francisco Cázares Beltrán.

Testigo: No recuerdo lo que dice el parte, pero la información nos la dieron los informantes.

Defensa: De manera personal corroboró la información que le fue proporcionada por los citados informantes.

Testigo: Claro que sí, se corroboró la información que nos dieron los informantes, pero no recuerdo cuáles, porque son varios partes.

Defensa: Cómo fue que tuvo conocimiento que Cázares Beltrán controlaba el tráfico de droga en la delegación de la Mesa en Tijuana, Baja California.

Testigo: Fue por nuestros informantes tuvimos la información.

Defensa: Qué medio de convicción utilizó para sustentar su parte informativo y afirmar categóricamente que Carlos Francisco Cázares Beltrán controlaba el tráfico de droga en la delegación de la Mesa en Tijuana, aparte del dicho de los informantes.

Testigo: Lo que pasa es que cuando va uno a investigar, a veces se le pregunta a vecinos.

Defensa: Corroboró la información proporcionada por los vecinos respecto de las actividades de Cázares Beltrán.

Testigo: Sí, se corroboraron algunas, casi la mayoría de lo que viene en los partes informativos, pero no recuerdo específicamente si lo de él también, porque tenemos las investigaciones y el tiempo que ha pasado, la verdad no recuerdo.

Defensa: Cómo se enteró que Cázares Beltrán se ostentaba como propietario o representante legal de la empresa Reciclajes de Baja California.

Testigo: Eso nos lo dijeron nuestros informantes, pero no recuerdo si se corroboró, porque son varias propiedades que tiene y que vienen ahí en el parte.

Defensa: Cómo obtuvo los datos generales de Cázares Beltrán, los cuales obran en el parte informativo de referencia.

Testigo: Unos datos nos los proporcionaron nuestros informantes, pero específicamente lo de Cázares Beltrán no recuerdo si nos los proporcionaron ellos, no recuerdo dónde los obtuve.

Defensa: Corroboró de manera personal que esos datos generales realmente pertenecieran a Carlos Francisco Cázares Beltrán.

Testigo: Se corroboraron algunos, pero específicamente los de él, ya que en los informes vienen varios nombres y sus datos generales.

Defensa: Quién le proporcionó los datos generales de Ernesto Angulo Hernández que describe en su parte informativo.

Testigo: Los informantes nos los proporcionaron, refiriéndome a los tres ministeriales.

Defensa: De manera personal corroboró que Cázares Beltrán era la misma persona que Ernesto Angulo Hernández, toda vez que los datos generales del primero son totalmente diversos a los de Ernesto Angulo.

Testigo: No recuerdo si se corroboró por el tiempo que ha pasado y no es una sola investigación la que tenemos, sino muchas.

Defensa: Cómo se enteró que Cázares Beltrán hasta el 25 de febrero de 2002 vivió en Marqués de León número 957 de la Zona Río, Tijuana.

Testigo: La información no la pasaron los informantes, pero no recuerdo porque los partes traen muchos domicilios y específicamente no le puedo decir quién nos informó.

Defensa: Cómo se enteró que el Quemado era propietario del taller mecánico de autoservicio “Fuell Inyection”.

Testigo: Por los informantes.

Defensa: Quién le proporcionó la fotografía que se anexa al parte informativo y que según corresponde a Carlos Francisco Cázares Beltrán.

Testigo: Por el momento no recuerdo quién me la proporcionó, pero al parecer fue el compañero Mateo Ronda Landa.

Defensa: Qué medio de investigación utilizó para afirmar categóricamente que las fotografías que anexa en su parte informativo son las de Cázares Beltrán.

Testigo: Pues, porque los informantes nos indicaron que estaba quemado, que tenía quemaduras, y la fotografía se la entregaron al compañero Mateo. No realicé ninguna otra investigación.

Defensa: De manera personal observó que Efraín Pérez Pasuengo le entregó dinero producto del narcotráfico al Quemado.

Testigo: No observé, nos lo manifestaron nuestros informantes.

Defensa. Durante el tiempo que duró la investigación, alguna vez tuvo a la vista de manera personal a Carlos Francisco Cázares Beltrán.

Testigo: No, no recuerdo haber tenido a la vista a Carlos Francisco Cázares Beltrán.

Defensa: De manera personal elaboró el parte informativo de 29 de marzo de 2002.

Testigo: No recuerdo si lo elaboré o le ayudé a mi compañero, pero siempre por lo regular, cuando se elabora un parte informativo, estamos todos, a veces se le ayuda a los compañeros, pero siempre estamos ahí todos juntos en todos los partes que hemos realizado.

Interrogatorio del defensor de el Quemado

Interrogatorio del defensor particular del inculpado Carlos Francisco Cázares Beltrán al investigador de la PGR en calidad de testigo Alfonso Román Lugo, 30 de agosto de 2006:

Defensa de Cázares Beltrán: Que diga el testigo si nos puede decir el tiempo aproximado que duró la investigación que se plasmó en el informe de 29 de marzo de 2002.

Testigo Alfonso Román Lugo: Aproximadamente quince días.

Defensa. Quién le informó que Carlos Francisco Cázares Beltrán participaba activamente en la organización de los hermanos Arellano Félix.

Testigo: los informantes que ya se habían mencionado.

Defensa. Quién le informó que a Carlos Francisco Cázares Beltrán se le conoce con los alias de Carlos Cázares Solano, Ernesto Angulo Hernández, el Quemado, el Comandante, el Neto, el Ruco, Cayares Martínez Carlos, el Jaibo y el Zeta.

Testigo: Los informantes, refiriéndome a las personas que nos proporcionaron datos de investigación sin recordar los nombres.

Defensa. Cómo obtuvo la media filiación del Quemado, la cual describe en el parte informativo.

Testigo: Los informantes fueron quienes nos dieron la media filiación.

Defensa: De manera personal observó a Carlos Francisco Cázares Beltrán en los mariscos “Chachos”.

Testigo: No.

Defensa: Por qué en su parte informativo afirma categóricamente que ha visto frecuentar los mariscos “Chachos” a Carlos Francisco Cázares Beltrán.

Testigo: Por la información que se nos da.

Defensa: De manera personal corroboró la información que le fue proporcionada por los informantes.

Testigo: Bueno, en este caso alguna, no recuerdo cuál, pero alguna sí se corroboró y alguna no.

Defensa: Cómo tuvo conocimiento que Carlos Francisco Cázares Beltrán controlaba el tráfico de droga en la delegación de La Mesa en Tijuana.

Testigo: Por los informantes.

Defensa: Qué medio de convicción utilizó para sustentar su parte informativo y afirmar categóricamente que Carlos Francisco Cázares Beltrán controlaba el tráfico de droga en la delegación de la Mesa en Tijuana, aparte del dicho de los informantes.

Testigo: Nada más por el dicho de los informantes.

Defensa: Cómo se enteró que Carlos Francisco Cázares Beltrán se ostentaba como propietario o representante legal de la empresa Reciclajes de Baja California.

Testigo: Por la información que nos proporcionaron los informantes.

Defensa: Cómo obtuvo los datos generales de Carlos Francisco Cázares Beltrán.

Testigo: Nos los proporcionaron los informantes.

Defensa: Corroboró de manera personal que esos datos generales realmente pertenecieran a Carlos Francisco Cázares Beltrán.

Testigo: No.

Defensa: Quién le proporcionó los datos generales de Ernesto Angulo Hernández.

Testigo: Los informantes nos los proporcionaron.

Defensa: De manera personal corroboró que Carlos Francisco Cázares Beltrán era la misma persona que lleva por nombre Ernesto Angulo Hernández, toda vez que los datos generales del primero en cita son totalmente diversos a los del de Ernesto Angulo.

Testigo: No.

Defensa: Cómo se enteró que Carlos Francisco Cázares Beltrán hasta el 25 de febrero de 2002 vivió en Marqués de León número 957 de la Zona Río, Tijuana.

Testigo: Por los datos recibidos de los informantes.

Defensa: Cómo se enteró que el Quemado era propietario del taller mecánico “Fuell Inyection”.

Testigo: Por la información proporcionada por los informantes.

Defensa: Quién le proporcionó la fotografía que se anexa al parte informativo de 29 de marzo de 2002 y que según corresponde a Carlos Francisco Cázares Beltrán.

Testigo: Los informantes nos la proporcionaron.

Defensa: Qué medio de investigación utilizó para afirmar categóricamente que las fotografías que anexa en su parte informativo son de Carlos Francisco Cázares Beltrán.

Testigo: Los datos proporcionados por los informantes fueron los que nos dijeron que era la persona.

Defensa: De manera personal observó que Efraín Pérez Pasuengo le entregó dinero producto del narcotráfico al Quemado.

Testigo: No.

Defensa: Durante el tiempo que duró la investigación alguna vez tuvo a la vista de manera personal a Carlos Francisco Cázares Beltrán.

Testigo: No.

Defensa: De manera personal elaboró el parte informativo de 29 de marzo de 2002.

Testigo: Sí
Careo

Careo entre el procesado Efraín Pérez Pasuengo y el testigo Alfonso Román Lugo, realizado el 30 de mayo de 2006:

Procesado Efraín Pérez Pasuengo: Por qué razón sin conocerme personalmente me incluyó en los informes que aparecen en la presente causa penal.

Testigo Alfonso Román Lugo: Fue la información que requerimos de la persona a los informantes y se incluyó.

Procesado: Si no le constaba personalmente lo que puso en los informes antes mencionados, por qué razón lo hizo.

Testigo: Fue la información recabada y fue por ese motivo que se puso.

Procesado: Quién le ordenó que hiciera los informes que aparecen en la causa.

Testigo: En este caso tenemos un comandante y fue quien nos ordenó hiciéramos la investigación y de ahí resultó el informe.

Procesado: Dónde adquirió la fotografía que acompañó a los informes que obran en autos y que se refiere a mi persona.

Testigo: Algunas nos las dieron los informantes y otras las sacamos de internet y de los periódicos.

Procesado: Diga el nombre y domicilio de sus informantes.

Testigo: No tenemos nombres ni domicilios.

Procesado: Diga el día, mes, año y hora de cuando dice le dieron esos informes.

Testigo: Fue durante la investigación y lo que duró la misma, sin recordar con exactitud el día, mes y año.

Procesado: En alguna ocasión se cercioró si eran ciertos los informes que le daban sus informantes.

Testigo: Algunos no se verificaban por la situación de la misma investigación.

Procesado. Cuál era el domicilio en donde vivía el de la voz.

Testigo: No, no recuerdo cuál era su domicilio.
El testigo

Careo entre el testigo Victorino Neri Dorantes y el procesado Efraín Pérez Pasuengo, el Efra, 30 de mayo de 2006:

Procesado Efraín Pérez Pasuengo: Por qué razón sin conocerme personalmente me incluyó en los informes que aparecen en la presente causa penal.

Testigo Victorino Neri Dorantes: La causa fue que los informantes fueron quienes nos dijeron lo que viene en el parte.

Procesado: Si no le constaba personalmente lo que puso en los informes antes mencionados, por qué razón lo hizo.

Testigo: Algunas cosas sí me constan, sin recordar cuáles, pues se checaron algunos puntos o domicilios y fue porque los informantes nos proporcionaron esa información.

Procesado: Quién le ordenó hiciera los informes que aparecen en la presente causa.

Testigo: Los informes se hicieron conforme se fue investigando y la investigación fue ordenada por un Ministerio Público.

Procesado: Dónde fue que adquirió la fotografía que acompañó a los informes que obran en autos y que se refiere a mi persona.

Testigo: Las fotografías nos las proporcionaron los informantes, algunas, y otras las consiguió Arrona Landa, sin recordar por el momento de dónde.

Procesado: Diga el nombre y domicilio de sus informantes.

Testigo: En mi parte dice que no quisieron proporcionar ni su nombre ni su domicilio.

Procesado: Diga el día, mes, año y hora de cuando dice que le dieron esos informes.

Testigo: No recuerdo la fecha, ni hora por el tiempo que ha pasado y además nosotros tenemos muchas investigaciones.

Procesado: En alguna ocasión se cercioró si eran ciertos los informes que le daban sus informantes.

Testigo: Algunos domicilios sí nos cercioramos, pero no recuerdo en específico si eran los de usted.

Procesado: Cuál era el domicilio en donde vivía el de la voz.

Testigo: No, no recuerdo, pues eran varios domicilios, en específico no recuerdo el de usted. Los informantes nos dijeron a lo que se dedicaba usted, sin que me conste lo asentado ahí, pues únicamente se verificaron algunos domicilios, sin recordar si era el de usted.

Procesado: Niego rotundamente y categóricamente todo lo que se me imputa en esos partes informativos.
http://www.voltairenet.org/article162748.html

Cártel de Tijuana, hablan los testigos protegidos
por José Réyez

Los testimonios ministeriales de los testigos protegidos Moisés Robles Vizcaíno, con clave confidencial Félix; Luis Héctor Puente Cota, Jorge Arturo; Sergio Rodríguez Tapia, Juan López; Eduardo Gómez Angarita, Raúl; y Elihud Ochoa Brizuela, Marco Antonio, revelan las rutas marítimas, la participación de elementos de inteligencia del Ejército Mexicano y la incursión del cártel de Tijuana en el trasiego de éxtasis de Europa a México

Tercera y última parte

El cártel de Tijuana tejió una amplia red de contactos en la esfera del poder político-militar-policiaco y se hizo de especialistas en el manejo financiero, en falsificación de documentos, atención médica, localización de rutas marítimas, terrestres y áreas para pasar drogas a Estados Unidos. Contaba además con barcos, aeronaves y vehículos propios para realizar sus operaciones.

De acuerdo con los testimonios de personajes claves de la organización que se acogieron al programa de testigos protegidos de la Procuraduría General de la República (PGR), bajo los seudónimos de Félix, Jorge Arturo, Juan López, Raúl y Marco Antonio, a mediados del sexenio de Ernesto Zedillo, en 1997, en Baja California floreció el narcotráfico al amparo de la protección de autoridades militares y del gobierno local y federal.

El testigo protegido Eliuht Ochoa, Marco Antonio, por ejemplo, fue el responsable de contactar a mandos de inteligencia militar para llevar a cabo las actividades relacionadas con el narcotráfico bajo el mando de Gilberto Higuera Guerrero, el Gilillo, el subteniente Granados, el Gato, Gildardo Emilio Liébano y el teniente Marco Antonio Benítez Armijos.

El 21 marzo de 2001, Marco Antonio declaró que el teniente de inteligencia de la tercera región militar, Edgar Rene López Delgado, participó en la entrega de un paquete de dinero que efectuó un tal Ariel, quien le presentó a Gilberto Higuera, a quien vio con Germán Núñez Balderrain, el Buzo, Javier y Ricardo Palomera, el Eme 2 y el Eme 3, respectivamente, quienes pertenecían a la célula de Efraín Pérez Pasuengo, el Efra.

De acuerdo con la declaración ministerial del exagente Edgar René López Delgado, comisionado al Grupo de Información de la Tercera Región Militar en Mexicali, oficiales del Ejército colaboraron para el cártel de Tijuana con suministro de información de inteligencia. El hoy testigo protegido reveló a la Unidad Especializada contra la Delincuencia Organizada que el teniente Marco Antonio Benítez Armijo avisó desde el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) sobre un operativo militar a Gilberto Higuera Guerrero, el Gilillo.

“El teniente Marco Antonio Benítez Armijo trabaja en la Secretaría de Gobernación y me estuvo pasando información que le proporcioné a Gilberto Higuera, el Gilillo”, dijo el testigo protegido, según la averiguación previa PGR/UEDO/071/2003. Los Arellano Félix tenían infiltrados los órganos de inteligencia militar, al menos desde 1997. El hoy testigo protegido era uno de ellos, así como Benítez Armijo y el teniente de Caballería Ramón Martínez Jiménez, quienes presuntamente protegían la llegada de aviones con cocaína. Benítez fue comisionado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) al Cisen, y en marzo de 2000 filtró al Gilillo que un contingente del Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (GAFE) se había trasladado del Distrito Federal a Tijuana para detener a miembros de la organización.

La fecha y el lugar que señala López Delgado coinciden con el operativo que llevó a cabo la Sedena el 11 de marzo de 2000 en Tijuana, donde efectivos del GAFE capturaron a Jesús Labra Avilés, el Chuy Labra, lavador de los Arellano Félix.

Miembros del cártel de los hermanos Arellano Félix se infiltraron al Grupo de Inteligencia Militar y al Cisen entre 1997 y 2000 para conocer de operativos castrenses en su contra.
El falsificador

Para cruzar los retenes por territorio bajacaliforniano cuando escoltaban a Gilberto Higuera, el Gilillo, sus lugartenientes se identificaban como agentes de la PGR, de la Fiscalía Especializada en Delincuencia Organizada, como agentes de la procuraduría del estado o como agentes ministeriales. Y cuando portaban armas, llevaban los oficios de comisión y portación de arma falsos, dice el testigo protegido Félix en su declaración del 18 febrero de 2001.

Félix, quien formó parte de la organización entre 1997-200l, falsificaba documentos oficiales, credenciales de elector, pasaportes, credenciales de distintas corporaciones policiacas, para lo cual los integrantes de la agrupación le proporcionaban material e instrumentos tecnológicos de punta que requería para reproducir a la perfección hologramas, códigos de barras, fondos de agua. Todo era falsificable.

“Miguel Ángel Fernández Loera, el Gritón, me pagó 1 mil 200 dólares para gastos. Me decía que los acreditados con los gafetes y credenciales que yo elaboré eran gentes muy pesadas y que yo ya no me podía salir. Este trabajo duró aproximadamente un mes, expidiéndose las credenciales con vencimiento al 31 de diciembre de 1997. Habiendo tenido que renunciar a mi trabajo en la inmobiliaria, me quedé sin ingresos económicos debido a que el Gritón así me lo había indicado; se justificaba diciendo que no teníamos trabajo, pero que ya iba a llegar la renovación de las credenciales, por lo que esto duró hasta principios de 1998.

“En febrero de 1998, pasaron por mí conduciéndome al fraccionamiento Las Fuentes, en Mexicali, donde se encontraban varios vehículos estacionados en convoy, entre ellos una pick up dorada Ford Lobo con dos sujetos, descendiendo uno e indicándome el otro que abordara el vehículo, presentándome a Gilberto Higuera Guerrero. De inmediato lo reconocí como el mismo para el que yo había elaborado una credencial y un gafete de la Policía Judicial, a nombre de Juan Carlos Ramos.

“Gilberto me indicó que elaborara las nuevas credenciales de la Policía Judicial, y como yo había visto que las nuevas ya contaban con un holograma porque se había detectado una falsificación en Guadalajara, le indiqué que iba a estar más difícil y se tenía que comprar equipo nuevo. El Gritón decía que yo pedía mucho dinero y que no quería trabajar, dándome en ese momento cuenta que el Gritón se había quedado con la mayor parte de mi paga, e incluso me dijo Gilberto que ya me iban a levantar, por lo que me indicó que les investigara el precio del equipo y se los informara, por lo que en ese momento me entregó 2 mil quinientos dólares.

“Habiendo instalado dicho equipo en un departamento que renté en la Calle de Lago Rudolf, número 654, fraccionamiento Jardines del Lago, Mexicali, regresó el moreno con las fotografías de aproximadamente 30 sujetos, entre ellos Gilberto y otro sujeto de quien me dijo que era el mero jefe al cual yo le había hecho la primera credencial a nombre de Rodrigo Sánchez Ellis, nombre que yo había inventado. Posteriormente me enteré de que su verdadero nombre es Ismael Higuera Guerrero, el Mayel, por lo que me puse a elaborar las credenciales, con vigencia al 31 de diciembre de 1998, que los acreditaban como agentes de la Policía Judicial del Estado de Baja California”.

El testigo elaboró credenciales falsas para Ismael Higuera Guerrero, el Mayel con el nombre de Rodrigo Sánchez Ellis; a Gilberto Higuera Guerrero, el Gilillo, como Juan Carlos Ramos; a Efraín Pérez Pasuengo, el 8-5; Carlos Cáceres, el Quemado; César Jiménez Reyes, Rubén Cortes Flores, Carlos Pineda Muñoz, Bernardo Araujo, el Jabalí, y Miguel Ángel Fernández Loera, el Gritón.

Dice que en varios casos no supo el nombre real de los miembros del cártel de Tijuana, puesto que recibía las fotografías y les daba el nombre que él quería. Elaboraba las credenciales de elector, de la PGR y de la Procuraduría de Justicia del Estado para gente de la organización, entre ellos, a Héctor Montoya, quien le proporcionó recursos monetarios para el equipo de cómputo y el material necesario para su elaboración.

Mario Enrique Anaya Morales, jefe de la Policía Ministerial de Baja California, recibió oficios originales con su firma, los cuales le entregaban Gilberto Higuera o Miguel Ángel Fernández Loera.

A Efraín López, el Efra, Rogelio Herrera, a quien le inventó tal nombre. Al Macumba, el Quemado, quien presentaba cicatrices de quemaduras y falta de dedos en las manos. Mario Figueroa (Russel), el Jabalí, cuñado de Ismael Higuera. La credencial a nombre de Raúl Mario Figueroa Vázquez, al cuñado de los hermanos Higuera, Mario Alberto Russel Gámez.

La credencial de elector a nombre de Mario César Maldonado Silva corresponde al Pelucas. La credencial de la PGR y licencia de chofer a nombre de Miguel Ángel Fernández Loera corresponden al “escolta favorito” de Gilberto Higuera Guerrero, el Buzo (Alejandro). La licencia a nombre de Adalberto Malvarrosa Cepeda corresponde a Alberto Mendoza Sauceda.

El testigo protegido Félix dice que Gilberto Higuera se hacia acompañar de Miguel Ángel Fernández Loera o Germán Núñez Velderrain, el Buzo; Óscar Rochín López, el Erre uno; Raygoza, el Cero; el Niño, de nombre Eduardo; el Peque, el Compadre, el Guayo o el Aguayo, así como en un par de ocasiones por un militar de nombre Édgar.
La ruta marítima

El testigo protegido Jorge Arturo era escolta de Ismael Higuera, el Mayel. Realizaba levantones, escoltaba cocaína y marihuana, y llevaba dinero de Tijuana a Ensenada. Declaró en marzo de 2001 que la cocaína de Colombia llegaba a las costas de Oaxaca y de ahí era trasladada en lanchas a las costas de Michoacán, donde la recibía Salvador López, el Chavo. Luego se trasladaba a Tepalcaltepec, en la Sierra de Michoacán, en una pista aérea registrada, propiedad del Quemado.

De ahí, la sustancia salía rumbo a Ensenada, a otra pista localizada entre los viñedos, donde la recibían gente comandada por Efraín Pérez; de ese lugar se trasladaba hasta la playa donde unos lancheros la llevaban por mar hasta La Bufadora, apoyados por elementos de la Policía Federal de Caminos, donde se almacenaba en bodegas cerca del entronque de la carretera hacia Ensenada.

La cocaína llegaba a Ismael Higuera, quien de Tijuana mandaba al Bocina con dinero al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México para pagarle a los colombianos el Doctor, de apellido Charri, a Erick, y al Ronco.

Refiere que Rigoberto Yáñez Guerrero, el Primo, se hacía acompañar del Bocina, quien en cinco ocasiones llevó cocaína a Guadalajara que provenía de Colombia: la entregaban los colombianos en altamar en aguas internacionales, a la altura de Oaxaca, a gente del Primo, contacto entre aquéllos e Ismael Higuera, el Mayel.

El Mastodonte, quien de Europa remitía pastillas psicotrópicas conocidas como éxtasis para Ismael Higuera, el Mayel.

Jorge Arturo identificó a Arturo Torres Flores, quien trabajaba como escolta de Gilberto Higuera, el Gilillo, a Joaquín Rodríguez Torres, el Chalinillo, quien participaba como compañía cuando se llevaban maletas grandes con diversas cantidades de dinero de la agrupación, para recoger diversas personas, escoltar cargamentos de cocaína o marihuana, o como acompañante del Macumba, para hacer entregas, o bien, en funciones de escolta, pero siempre a disposición de Ismael Higuera.

En las fotografías relacionadas con la averiguación previa 336/MPFEADS/01, el testigo protegido reconoce al comandante Armando Martínez Duarte, el Loco Duarte. Refirió que a finales de 1997, cuando volvió a trabajar bajo las órdenes de Ismael Higuera, éste le pidió que recogiera en Ensenada al Loco, pues ambos habían pertenecido a la Policía Judicial Federal.

Durante su estancia en Mexicali, Jorge Arturo escuchaba constantemente nombrar por radio al Loco Duarte con su nuevo apodo, el 4-4, quien recibía instrucciones de Gilberto Higuera; así, refiere que pudo ver que Duarte trabajó primero para Ismael Higuera y, posteriormente, para Gilberto Higuera.
Las embarcaciones

El 9 de junio de 2000, el testigo protegido Juan López manifestó que las drogas se trasladaban de Colombia a México en barcos como El Pámpano X, Propemex II y Calipso. Narra diversos incidentes en los cuales, incluso, intervinieron diferentes autoridades para que llegaran a su destino los estupefacientes.

Juan López dijo ante el Ministerio Público federal conocer a miembros de la agrupación que encabezaba Ismael Higuera: Carlos González Félix, Mijares, Armando Pineda Lozano Mantarraya, Juan José Ríos Sinaloa, Jonny; el Comandante César, Jorge Guevara, el Pato, Manuelito; el ingeniero Zatarain; el Primo; el Mastodonte; Guillermo Millán Gómez, el Moreno; Eduardo, el Colombiano, el ingeniero Millán; Alberto Mendoza Saucedo, el Mandilón, quien acompañaba frecuentemente al Pato; el Primo, encargado de organizar los negocios de Ismael Higuera en la ciudad de México, para lo cual se movía a Michoacán, Morelos y Guadalajara; recibía 60 mil pastillas éxtasis provenientes de Europa por Gustavo Quezada Rodríguez o Ernesto Labra Pompa, el Mastodonte y su hermano Noe.

También a miembros de los cuerpos policiacos que brindaban protección como César Jiménez Reyes; Fidel, sobrino de Carlos González Félix, superior jerárquico de Juan López, trabajaba también para Ismael Higuera. El Primo utilizaba el nombre de Gerardo Fernández Mancera, tenía oficinas en México donde se reunía con el colombiano, el Ronco o Lalo, Carlos González Félix.

A principios de 2000, en la base de radio que controlaba el Ronco o el Jony, el testigo se encontraba en compañía del Primo, cuando a las 23 horas llegó Ismael Higuera a supervisar y controlar el arribo de un cargamento a bordo del Pámpano X, escoltado con cinco personas con radios portátiles de comunicación, entre ellos Miguel Ángel Fernández Loera. Comentó que la policía puso en marcha esa noche operativos tipo redada en el Sauzal, por lo que la situación estaba controlada para que no hubiese problema en la descarga de la droga en las playas de la Bufadora.

El 4 de mayo de 2000, Óscar Eduardo Gómez Angarita, Raúl, declaró que el Mayel, lugarteniente de los Arellano Félix, lo conoció en Tijuana, a través del colombiano Omar Londoño, el Viejo. “El Mayel es muy cerrado para hablar y siempre se maneja como una persona autónoma e independiente en sus negocios”. Raúl coordinó diversos embarques de cocaína, cuatro de ellos llegaron a su destino, uno llegó a un punto entre Manzanillo y Lázaro Cárdenas, a Ensenada; dijo que transportaron 1 mil 800 kilos y 2 mil 200 kilos de cocaína, cada uno de ellos. Para ello se contactó con el capitán del barco, el Párroco, en Ensenada.

“El Mayel se ha manejado como una persona independiente dentro del cártel comandado por los hermanos Arellano Félix. De las personas que trabajan en su grupo son de 10 a 15; él es el jefe. Su brazo derecho es el Cuñado, Mario Alberto Russel Gámez, los demás son tropa y lo acompañan siempre en caravanas de cuatro o cinco vehículos”.
Los colombianos

Los operadores del manejo de las relaciones de narcotráfico de cocaína con los narcotraficantes de Colombia eran el Caballo, Manuel Aguirre Galindo y el Chuy Labra, Jesús Labra Avilés, quienes mantenían contacto permanente con los colombianos Orlando Sánchez Cristancho, César Gil, Giovanni Caicedo, Carmelo Arango, Omar Londoño, el Viejo; Sélimo y su socio Juan Carlos Ramírez Sabalía, el Chupeta; el Mono y el Gordo, sobrino de Elmer Herrera, don Pacho, Marcos Gil y el Hoober Salazar.

El ingeniero Robles es encargado de manejar a los testaferros del Mayel, “una persona de aparente gran inteligencia que se ostenta como conocedor en el manejo financiero”.

El poder del Mayel era inmenso. Quería, además de manejar la plaza, tener negocios propios desde Colombia, al margen del Chuy Labra y el Caballo, pero aún con los hermanos Arellano Félix. Quería quedarse como máximo jefe del cártel; por lo cual, Raúl dijo que a Gilberto Higuera se le encargó el manejo de la plaza de Mexicali, donde éste exigía pago de cuotas a otros narcotraficantes como lo hacía el Mayel en Tijuana.

Raúl reveló a las autoridades judiciales las coordenadas y claves utilizadas por la organización comandada por el Mayel, para identificar la orientación y tipos de embarcaciones que trasladaban cocaína desde Colombia por aguas internacionales, e internarlas a territorio nacional. Dio a conocer las claves de las lanchas o embarcaciones y los puntos de encuentro que eran utilizados para la recepción de narcóticos.

En esta tarea participaba Sergio Rodríguez Tapias, quien controlaba la información procedente de la Armada –la posición de las fragatas o corbetas americanas– para proporcionarlas al capitán del barco que transportaba la cocaína. El ingeniero Millán tuvo participación para liberar el barco El Pámpano, mediante el pago de dinero por su liberación.

Carlos manejaba, con el hijo del Mayel, todo lo relacionado con los viajes de cocaína por el Pacífico. El Pato, gente de confianza del Mayel, le indicó al testigo que investigaran si dentro de esa relación estaban los barcos que ellos utilizaban para el tráfico de cocaína.

El testigo precisó la mecánica del tráfico del estupefaciente desde Colombia hasta el territorio nacional por vía marítima, a grado tal que expuso el aseguramiento de una embarcación y la forma en que agentes del Ministerio Público federal y otras autoridades participaron para liberar el buque El Pámpano, mediante el pago de un soborno del Mayel. Destacó la labor de Sergio Rodríguez Tapias como informante de las posiciones de las fragatas de la Armada de México y de Estados Unidos, para comunicarlo al capitán del barco utilizado en el traslado del narcótico. Se refiere a su vinculación con el Mayel. Menciona la participación de diversos miembros de la organización: el Pato y César Jiménez Reyes, entre otros; incluso refirió diversos hechos que, de no ser miembro activo, serían de difícil o imposible conocimiento, los cuales reseñó detalladamente, como el servicio de seguridad que le prestaba César al Mayel.

Afirmó conocer las casas de seguridad adquiridas por el Mayel en Tijuana, en donde dice haber conocido al comandante de la Policía Judicial de esa localidad, quien le pasó información de contrainteligencia al Mayel, relativa a embarcaciones investigadas por la Drug Enforcement Administration como sospechosas de ser utilizadas por el narcotráfico, a efecto de que tomaran las providencias necesarias.

“A mediados de enero de 2000 llegó a Tijuana Sélimo, quien se entrevistó con el Mayel en el Bulevarcito, cerca del aeropuerto. Sélimo iba muy limitado de tiempo, ya que salía a las seis y media de regreso a la ciudad de México. Mientras platicaban, el Mayel se dirigió hacia el aeropuerto para dejar a Sélimo.

“Al llegar al aeropuerto se bajó César. Uno de sus acompañantes se acercó al Mayel, quien les indicó que estuvieran pendientes mientras conversaba con Sélimo sobre unas cuentas de narcotráfico. Estaba también un comandante que recibía la marihuana procedente de Morelia, la cual entregaba a César, quien con los agentes José Ricardo Rodríguez Torres, Rubén Cortés Flores, Miguel Ángel Crespo Zoloeta y Carlos Rafael Pineda Muñoz, se la hacían llegar al Mayel”.

Dijo conocer al Árabe o Luis Miguel, de origen árabe nacionalizado colombiano; habla cuatro o cinco idiomas. Se le desapareció al Mayel con 14 millones de dólares; en su lugar quedó el Masto, con las conexiones en Europa.

“Los barcos utilizados para transportar la cocaína de la agrupación del Mayel eran Don Pablo, Pámpano y Calipso, con permisos de pesca de tiburón o camarón que se aprovechaban para surcar aguas internacionales de las costas del Océano Pacífico, en donde recibían el narcótico enviado por los colombianos en lanchas, principalmente, por Omar Londoño, el Viejo.

“La intervención directa de Luis Octavio López, el Mandilón, Ricardo, el Pato, quien quedó a cargo del negocio del barco Don Pablo y le entregó 50 mil dólares al Mandilón para repararlo y un anticipo del pago de la tripulación, dinero que fue proporcionado por el Mayel.
Contacto en altamar

“Al Párroco lo conocí en noviembre de 1999 en Tijuana, donde el Pato me lo presentó por órdenes del Mayel, cuando ambos fuimos a visitar la embarcación del Párroco, en el puerto de pesca El Causal, en Ensenada. Después de la presentación, le mostró la embarcación donde estaban los equipos de navegación y comunicación, el cuarto de maquinas y la bodega refrigerada con un compartimiento oculto.

“Durante tres o cuatro meses lo dejó de ver, hasta que el Mayel le dijo al Pato que los buscara porque ya tenía un compromiso con un grupo de colombianos en aguas internacionales para recoger cocaína y llevarla hasta Ensenada; una vez que los encontró se hizo una reunión en la oficina que asignó el Mayel para manejar la comunicación con los barcos; en esta reunión estuvieron presentes Ricardo, el Pato; Jorge Guevara, el Puto; Emanuel Guevara, Manuelito; Luis Octavio, el Mandilón, y el Párroco.

“El Párroco y Luis Octavio López, el Mandilón, capitanes de navegación, trazaron las rutas de ida y regreso y las coordenadas eran 106.00 con 5.00 cien con quinta y 100.00 con 6.00 cien con sexta, las cuales identificaban el sitio donde había ordenado el Indio, a quien le habían informado desde Colombia que ahí sería la entrega de cocaína. En esa reunión se acordaron la frecuencia de radio y las claves. Las coordenadas corresponden a un punto ubicado entre Manzanillo y Acapulco.

“Desde el puerto de Manzanillo al punto de entrega de la cocaína son cinco días de travesía. Se recogió la cocaína, que por información del Indio y el Mayel eran 2 mil 271 kilos en pacas de 20 kilogramos. Después de recibir la cocaína, la embarcación zarpó rumbo a Punta Telma, donde la gente del Mayel y el Primo la esperaban para despacharla del aeropuerto de Morelia y de ahí al de Tijuana.

“A menos de 12 horas de la entrega, el Mayel dio la instrucción de informar al Párroco que no entregara la droga en Punta Telma, que continuara hasta Ensenada, que por la muerte de los investigadores de la Procuraduría General de República encontrados en la Rumorosa, el comandante del aeropuerto de Tijuana le comentó que había llegado personal de esa dependencia y no podía recibirle el cargamento hasta que las cosas se calmaran”.

El Efra acompañaba a Ismael Higuera como su brazo derecho cuando se recibía la cocaína en Ensenada, y de forma conjunta organizaban el operativo para recibir la droga. Asimismo, Raúl refiere que él les informaba la fecha y hora de llegada del barco en que se transportaba la cocaína, así como el punto donde llegaba, casi siempre era cerca de la Bufadora; y que el destino que se le daba a la droga era Mexicali y Tijuana, para de ahí pasarla a Estados Unidos.

El 11 de abril de 2002, el testigo Raúl dijo que Joaquín Rodríguez Torres estaba presente en casi todas las reuniones que había con Ismael Higuera, ya que él era el contacto con los jefes policíacos de Baja California, y participaba en los patrullajes nocturnos que realizaba Ismael, en la recepción de cargamentos de cocaína propiedad de los hermanos Arellano Félix que llegaban en barcos a Ensenada. En la casa que se le denomina la Alberca, el testigo Raúl conoció a los hermanos Arellano Félix y a Ismael Higuera; recuerda haber visto al Alacrán en Tijuana, en el lugar denominado El Punto y la Casa del Billar.

“Conocí al Gritón en Mexicali a principios de 1997. Me pidió mi número de celular para localizarme, pues me indicó que me tenía un trabajo. Estuve a punto de no dárselo pues no simpaticé con él por su altanera y prepotente actitud. Llegué incluso a decirle a Josué García: ‘¿De donde sacaste a este pinche buey? Si no lo callas, lo saco a patadas’, y Josué me advirtió que era de cuidado.”

Raúl explicó que el trabajo consistía en falsificar unas credenciales que, además de los datos de identificación y la fotografía, incluían “un número que después supe se trataba de algún tipo de control, expedido por la contraloría del estado”.

El testigo dijo que “al terminar el trabajo, del cual la remuneración fue poca, ya que después supe que como intermediarios el Gritón y el Lalo se llevaron una tajada mucho mayor que el porcentaje que me correspondió, no volví a ver a estos individuos hasta que el Gritón me buscó para elaborar las credenciales del 98, las cuales eran con mayores candados, es decir, protección holográfica, elaboración en material de tipo PVC y códigos de barras. El Gritón me comentó tres días después que el trabajo iba a ser para los Arellano Félix, por esa razón mencionaba que si no le cumplía el trabajo, lo iban a matar”.
http://www.voltairenet.org/article162951.html

Anuncios
Publicado en CAF. Etiquetas: , . 71 Comments »

71 comentarios to “En gobiernos panistas fortificó su imperio el cártel de Tijuana”

  1. .. Says:

    vaya, bastante largito :S

  2. jefe gorgori Says:

    damn.. ta muy largo pero si esta interesante.. no ke el caf no secuestraba?? y todavia hay pendejos ke creen ke son los buenos de la pelicula jajaja y ya ven, ellos tambien tenian a los soldados a su mando, no cabe duda de ke esos blankiazules son unos pinches delincuentes…

  3. negativo Says:

    NEGATIVO SEÑORES, AL CONTRARIO, CUANDO ENTRO EL GOBIERNO PANISTA SE CHINGARON AL CAF Y SE DEDICARON A LIMPIARLE EL CAMINO AL C. DE SINALOA

  4. DR. PIST Says:

    SIEMPRE A EXISTIDO LA CORRUPCION EN BAJA CALIFORNIA SEA EL PRI O EL PAN EN EL PODER PUEDE MAS EL DINERO QUE TODO LO DEMAS

  5. R5 Says:

    si aun asi, aunque el cartel de sinaloa entro a Tijuana, el Cartel de Tijuana siempre tendra la delantera y mayor conocimiento de lo que pasa. bien saben la diferencia.

  6. QUE DESMOTER EN TJ Says:

    PUES SI PERO ANTES ESTADA CONTROLADO EL NEGOCIO DEL NARCO
    ABIA RESPETO ALAS FAMILIAS Y EL QUELA ASIA LA PAGADA NO QUE AORA NO MAS LES ASEN UN CORRIDO Y SE QUIEREN CHINGAR ATODOS PUROS MORROS MANGERAS PENDEJOS .

  7. dientesdsable Says:

    Quiubole mis azulejos, asi o mas balconeados? claro que esto es un secreto a voces, pues el que haga un poco de memoria y analisis , recordara que desde que entro Ruffo la delincuencia en general se fue a la alza, los cuerpos policiacos solo un membrete para recibir el presupuesto y navegando con 2 banderas, sirviendo a dos patrones, (a uno a medias y al otro al 100%) por eso senores azules, son uds. unos bribones,corruptos,rufianes, vendidos y traidores, si traidores a sus principios y electores, los que les dieron el poder que tanto deseaban y peleaban, maldita la hora en que votamos por uds. mal rayo los parta, buitres carronieros!! TRAIDORES DESPRECIABLES y vean el pais esta a punto de tronar por sus brillantes administraciones…

  8. elchikarkas Says:

    Todo es una mierda, los politos = mierda, narcos =mierda, los estados = mierda, mexico no deberia de existir es una MIERDA!!! no se ke estan esperando pinches gringos para invadirnos a mi me da igual… y a ustedes???

  9. mozquita muerta Says:

    pues no que nomás los chinolas y no se que tanto dicen …ja ja ja ..y como dijo alguien arriba…asi o más balconeados …ja ja ja

  10. mozquita muerta Says:

    el reportaje largo pero sustancioso…muy bueno narcotijuana

  11. Tijuano en exilio Says:

    Te pasas NT me dolieron los tapatios de tanto leer.
    Interesante informacion y una buena quemada a los gobiernos locales.

  12. ]Corridos CORP Says:

    Todos saben que Fox tuvo pacto con la gente de Sinaloa!

    Y ahora sale hablando de seguridad el pinche bigoton ignorante me arrepiento de haber votado por el!

    Que vaaya ala Verga!

  13. viva villa Says:

    todos savemos kel gobierno panista proteje al cartel de sinaloa cheken nomas las detenciones de todos los carteles de mexico por si keda duda el chapo lodejo salir fox o no?

  14. Cloacon Says:

    QUe mala leche esta madre, manchan a Fox cuando con el cayeron todos.

    Pero nada nuevo bajo el sol, el dinero corrompe independientemente de tu color partidista.

  15. EL QUE SE RIE DE TODOS Says:

    PUES PARA LOS QUE NO SAVEN FOX ES COMPADRE DEL CHAPO COMPROBADO Y LOS HIJOS DE M. SAHAGUN TENIAN NEXOS CON EL CHINITO QUE LE DECOMISARON UN PUTERO DE MILLONES DE DLLS

  16. tas k-----bron Says:

    a los que saben, no me van a decir que no es CIERTO, este cabron si que es testigo, dia, hora, cuanto, como, donde, que bueno que no lo conoci al cabron, no mames. jajajja

  17. EL QUE SE RIE DE TODOS Says:

    EL MARIO ALBERTO MEDINA ROBLES ALIAS EL AGUILA SIGUE LIBRE TRAIA UN GRUPO DEL TRES LETRAS Y ANTES ESTABA BIEN PARQUEADO CON EL 89 AHORA EN LO ACTUAL LO TIENEN CONGELADO

  18. marmito Says:

    Esta muy bien redactado tu escrito NARCOTIJUANA, te documentaste bien, solo falto algo muy importante, en el gobierno de Xico Leyva Mortera, el CAF, entro de lleno a la plaza, con la autorizacion del exgobernador, al ganar las elecciones Ruffo Appel y ser el nuevo gobernador, el estado estaba hasta el cuello infiltrado por el narcotrafico, que puedes hacer, cuando desde el barrendero , hasta el procurador estan ligados a la mafia??? al corrupto del exprocurador Anaya se le acuso muchas veces y nunca se movio un dedo para investigar.

  19. marmito Says:

    No se les deberia de llamar !testigo protegido!, el nombre real es !delincuente protegido!, el apegarse al programa de protegidos por miedo, no les oculta su participacion directa en crimenes de personas inocentes, como la de los 6 estudiantes que ignoraban porque fueron levantados.

  20. yo Says:

    puro pedo

  21. alejandro fernandez Says:

    realmente es una muy buena historia desgraciadamente el unico que no se lo cree es el gobierno, pues cuantos anos tuvieron que pasar, para que creyeran que el glorioso ejercito siempre a estado inmiscluido en tanta chin…..ra, ademas a mencionan a un agente del ministerio publico federal y que era sub -delegado Lic. Raciel Lopez Salar, quien daba proteccion al C.A.F. principalmente al quemado, y ahora es el PROCURADOR GENERAL DE JUSTICIA DE CHIAPAS, ojala se quede por alla, y que todas sus propiedades tanto de tijuana como de playas de tijuana las venda y no regrese por aca.

  22. tas k-----bron Says:

    se dan cuenta que no ha opiniones medio pend….jas, les ha de dar hueva leer toda la info, bueno coneso que han de leer chistes chicas, y condorito.

  23. jefe gorgori pal marmito Says:

    NO MAMES WEY EL NO LO ESCRIBIO SOLO ES UN COPY PASTE, NO SEAS INDIO..

  24. EL QUE SE RIE DE TODOS Says:

    EL ESTRADA ALIAS EL ALACRAN, NAVARRETE,PILLO SALAS Y EL EFRA SE LA LLEVABAN EN AQUELLOS AÑOS DEL 98 EN LA ALTURA DE LA BENTON Y DIAZ ORDAZ DONDE ESTA UN DEPOSITO DE CERVEZA A UN LADO QUE AHORA ES LOTE DE CARROS

  25. liberty boy Says:

    no mames alguien me puede hacer un resumen mas corto… ya me dolieron los ojos…

  26. desde atras Says:

    paea: “el que se rie de todos” y eso que tiene que ver PENDEJO PARA QUE EMBARRAS A MAS GENTE MIERDA

  27. EL QUE SE RIE DE TODOS Says:

    QUE TRAIS PINCHE MUGROSO Y QUIEN ES PENDEJO ME LA PELAS MOCOSO

  28. Despistada Says:

    Muy interesante …muy interesante.

    Gracias NT.

  29. tres 666 Says:

    ya agarraron al 223 … en la colonia FRANCISCO VILLA

  30. corro y corro y nadie me alcanza...tres 666 Says:

    y quien es ese ?? traduce por favor..

  31. HellBoy Says:

    Lo dicho, delincuentes corrientes.. Y todavia en algunos comentarios de notas anteriores algunos comentaban que estos de la vieja guardia eran un ser supremo todo poderoso, con buen vestir, respeto y etica, ademas de que toda la violencia inicio con el teo y el muletas.. Que falsedad!
    Al igual los viejos que los nuevos, los locales y los venidos de otros estados, pinches delincuentes corrientes, vividores, secuestradores, asesinos, montoneros, traicioneros, corruptos..
    Pinches huevones, no sirven para nada, hagan algo por la sociedad.
    Nada mas sirven para estar chingando!

  32. josecuervo Says:

    ya nomas falto que embarraran al obispo Berlie Belaunzaran arzobispo de Merida, Yucatan , o no? intimo amigo de los aretes. Tamos bien jodidos me aguite todos estan coludidos en el narco, chale. Que Dios nos cuide, adios.

  33. aaaaaaa@ Says:

    datos ya habian recuerdo las balaceras del Mercado de Todos, y las ejecuciones por ejemplo del Andropide habia policias metidos, en ambos casos dieron ombres y fechas me acurdo de algunos sospechosos que ingresaron en el 90 alos cuepos de seguridad, hasta el mismo traje y corbata estan las pruebas en los 70 buscados del Caf, la mayoria POlicas Municipales o Judicilaes en Tijuana, las credenciales de la discoteca Cristin en Vallarta y los señalamientos a Franco Rios a los Ruffo Apel yahora sale la luz ern esta extensa nota, y a los tarugos que dicen que es Nuevo sera por que acaban de llegar a esta Frontera, pero a los que tenemos un poco mas de 20 años nos consta estas corruptelas que se dan entre la Mafia y los Gobernantes en Turno, ahora ya estan cambiando la bandera pero pues mientras no detengam a las Cabezas estaran reculando como lo menciona el Zeta en esta semana

  34. ohhh dios Says:

    A ver y de que sirve este cuento, quien de las autoridades va actuar, que alguien me diga este mundo es una mierda, mas iva, mas isr para todo el pueblo mexicano cambatir la probreza, y El sr. presidente, los senadores, diputados, gobernadores, presidentes municipales con unos sueldazos de miedo y uno mas pobre cada dia, de que sirven estos relatos porque eso son relatos solamente. Nadie actura ni hara nada.

  35. Guerrillero Says:

    Lo bueno es que este mundo ya se va a acabar, porque el hombre con su ambicion desmedida y ausencia de AMOR filial no lo supo gobernar y ya no va a haber policias compradas,jueces venales y todo el que haya hecho mal va a chi……a su….parejito,parejito!!!!

  36. desde atras Says:

    PARA EL QUE SE RIE DE TODOS: SI DICES QUE TE LA PELO POR QUER NO NOS VEMOS DE FRENTE CUANDO QUIERAS Y DONDE QUIERAS AVER SI ES CIERTO QUE MUY BARAVO . DE FRENTE VEREMOS AVER SI NO TE SALE EL TIRO POR LA CULATA VIEJITO. JAJA POR QUE ME DIJISTE MOCOSO. ESPERARE RESPUESTA

  37. desde atras Says:

    ME DA CORAJE QUE SEAS TAN PENDEJO Y EMBARRES A GENTE QUE NO ESTA TOSTADA QUE AFAN DE CHINGAR AL PROGIMO AJALA ME TOQUE TOPARTE PARA COBRARTE EL OSICO SUELTO QUE TIENES ATT: LA GENTE DE BEST OFF DE BEST

  38. Aquilesbaesta Says:

    Sin duda nada nuevo bajo el sol, creo que como ya lo dijo alguien esto es un “secreto a voces” el detalle es que no debemos ver esto como si el único culpable fuera un partido político, porque si bien la cloaca se destapa durante el gobierno panista en BC también es cierto que en esa epoca el PRI era el gobierno de derecha y el PAN solo empezaba a ganar terreno. Y no ha sido hasta este momento cuando precisamente por este partido se ha capturado a la mayor cantidad de criminales, decomisos de droga, de dinero, etc. Y obviamente esto no es algo nuevo, la mayoría de estas bandas o grupos delictivos ya tenían varios años trabajando.

  39. Aquilesbaesta Says:

    Creo que lo peor que podemos hacer en estos momentos es fanatizarnos o ponernos la camiseta de algún partido político creo que después de ver lo que ha sucedido en los últimos años con los tres mas importantes de México nos queda claro como masca la iguana.

    Expristas ahora son prdistas y viceversa y expanistas ahora son del pri osea un desmadre, donde quedaron los “ideales” que caracterizan a uno y a otro ?

  40. SERLO Says:

    cuantos de los mencionados estan muertos o detenidos?
    cuantos de los mencionados aun fungen como funcionarios publicos?

  41. el compa Says:

    Pues despues de leer toda esta nota, llegue a la conclusion, veneno mata veneno, que suelten al Mayel a su carnal el Gilillo y al Benja para ke regrese el orden a Tijuana y saquen a chingar a su madre a todos estos puercos secuestradores del teo, muletas y toda esa pinche gente culera !!! creo que es muy buena idea !!!

  42. para serlo Says:

    y cuanto de lo referido es cierto?

  43. chente fernandez Says:

    todo esto es una mierda

  44. ALMA MARCELA SACARIAS BLANCO Says:

    NO ME INTERESA ….. NO TIENE IMAGENES NI DIBUJITOS

  45. P.M. Time Says:

    ..ni al caso, esto no es de esta pagina, para eso estan proceso y el zeta seria una lastima que quien(es)manejan esta pagina cayeran en juegos perversos de politica y esas mierdas,lo que hace de este espacio unico es su pluralidad ya que tratandose de la inseguridad y la violencia del crimen organizado que a diario padecemos TODOS! francamente salen sobrando las simpatias o intereses partidistas de X o Y;Se vienen elecciones en los proximos meses y seria una lastima que espacios como este cayeran en LAS REDES MONETARIA%%%%%%%% de x partido politico, ESTE ARTICULO SE ME HACE ATIPICO DE LO QUE AQUI SE PUBLICA, NO DUDO Y SEA UNA FILTRACION DISFRAZADA DE “INVESTIGACION PERIODISTICA” y esa persona que lo firma sea un mero seudonimo, vamos, defendamos ESTE NUESTRO ESPACIO CIUDADANO y conminemos a sus responsables de abstenerse de este tipo de “informacion” harto tendenciosa y con fines meramente manipulativos.Hay tan pocos espacios netamente ciudadanos hoy en dia y seria una lastima que este se convirtiera en UN MURO INFAME DE PASQUINES POLITICOS, ESTE FORO ES DE LA GENTE COMUN Y NO DE OPORTUNISTAS QUE QUIERAN LLEVAR AGUA A SU MUY PARTICULAR MOLINO!!!! MUCHAS GRACIAS, BUEN DIA Y QUE VIVA LA VERDADERA LIBERTAD DE EXPRESION!!!!!!!!!!!!!!

  46. - Says:

    HEY N.T. MANTENGAN ESTE ESPACIO “LIBRE DE SPAM POLITICO” PORFA! O.K.?! MUCHOS LO AGRADECEREMOS, NO ES FACIL MANTENERSE NEUTRAL ANTE TANTA $$$$$$$$$$$$$ JUGOSA Y ENGAÑOSA TENTACION, PERO AHI ES DONDE ESTA LA VERDADERA VALENTIA Y LA INTEGRIDAD PERIODISTICA, ESTE ESPACIO ES DE SUS H. LECTORES Y NO DE LOS OTRO$$$$$$, LOS ADVENEDISOS. GRACIAS.

  47. EL CAF NO SECUESTRA...JA JA JA...PARA EL COMPA Says:

    SI TE DIGO QUE LO PENDEJO NUNCA SE TE VA A QUITAR !!¡¡ UY UY SUELTEN AL MAYEL AL GILILLO Y AL BENJA !! NO TE CONFORMAS CON LOS SECUESTRADOES QUE HAY QUIERES QUE SAQUEN A LOS QUE ESTAN EN EL BOTE A LOS QUE EMPEZARON ESTE DEZMADRE ?? PONTE A LEER LA NOTA DE PERDIDA MUGRUSO ADORADOR DE NARCOS

  48. EL CAF NO SECUESTRA...JA JA JA...PARA EL COMPA Says:

    EL CAF NO SECUESTRA …JA JA JA .. EN ESTE TIEMPO HASTA UN NIÑO DE 12 AÑOS QUE LEA LA NOTA LO ENTIENDE LO COMPRENDE ,QUE SIEMPRE SECUESTRARON QUE SIEMPRE FUERON UNOS ASESINOS ,HA PERO ESOS MUGROSOS VIEJOS PELUDOS ¡¡ NO LO COMPRENDEN !! ¡¡ QUE VERGUENZA !!¡¡ QUE LES PASA AGARREN LA ONDA !! ….. Y LUEGO EL TAL “NEGATIVO” DICE…
    NEGATIVO SEÑORES, AL CONTRARIO, CUANDO ENTRO EL GOBIERNO PANISTA SE CHINGARON AL CAF Y SE DEDICARON A LIMPIARLE EL CAMINO AL C. DE SINALOA…JAJJAJAJAJJAJAJAJA

  49. traviesa Says:

    mmmmmmmmmmmm esta muy largooooo… no se puede hacer un resumen jejejejeje….

    conclucion es que ningun partido sirveeeee y todos estan pa la chingadaa jejejejjejee…..

  50. Guerrillero Says:

    Asi es traviesa, valen para pura madre todos los mendigos partidos ojetes, solo piensan en repartirse los que les da el gobierno, para que “hagan campan~as”y les vale gorro el pueblo, lo q les interesa es seguir enquistados en el presupuesto a costa de lo q sea…son unos traidores todos!!!!

  51. Linda Werita Says:

    jaja que onda con el tal compa?
    no sera pariente de disque Jazmin? jaja que suelten al Mayel y al gilillo ahora hasta club de fans tienen
    lo que hay que ver

  52. HellBoy Says:

    Los que piden soltar delincuentes detenidos para combatir a los actuales que andan sueltos son puros ignorantes que no tienen
    1-Paciencia para leer toda la nota
    2-Cerebro para entender y razonar lo que estan leyendo..
    Claramente se lee en la nota la clase de lacras que eran estos pinches delincuentes..

  53. furiamusical Says:

    “veneno mata veneno”? No quieres que mejor suelten y mande a Tijuana con boleto pagado a Daniel Arizmendi, Andres Caletri, o a Osiel cardenas?
    Esos eran igual de sinverguenzas para el secuestro y las ejecuciones.. Vividores del dolor ajeno..
    No digas estupideces compa!!

  54. Maclovio X Says:

    Legalize it now!

  55. GILBRTO Says:

    PARA EL QUE SE RIE DE TODOS ANDAS MAL INFORMADO EL MARIO ALBERTO MEDINA ROBLES ANDA 10-10, Y TRAI SU PROPIO GRUPO DE MALANDROS. NO ESTA CONGELADO COMO DICES ANDA HACIENDO DINERO BIEN MACHIN EL WEYYYY.

  56. para todos Says:

    para los que piden que suelten a unos cuantos delincuentes para que acaben con el teo y su bola. no es necesrio y tenemos un batallon de delincuentes uniformados detras de ellos…

  57. OLD SCHOOL Says:

    SI HUBIERA ESTADO EL PRI AL PRI HUBIERAN SOBORNADO. SI HUBIERA ESTADO EL PT AL PT HUBIERAN SOBORNADO

    EL PEDO ES QUE LA CORRUPCION NO TIENE PARTIDO

    PERO ES CIERTO QUE DESDE QUE TENEMOS GOBERNADOR SHINOLA Y DESDE FOX, QUIEREN ACABAR CON LO POCO QUE QUEDABA DEL CAF.
    FOX POR SER COMPADRE DE… Y PORQUE SUS HIJASTROS SON CONTRABANDISTAS Y AMIGOS DE LOS SHINOLAS PUES…

  58. OLD SCHOOL Says:

    APARTE EL CAF SE TERMINO CON RAMON Y LO DEMAS SON SOLO BUENOS RECUERDOS
    NIMODO JAVIER NI MODO NANDO NO SE PUSIERON LAS PILAS
    LES QUEDO GRANDE EL PUESTO Y LA CAGARON MUCHO

  59. EL QUE SE RIE DE TODOS Says:

    para el desde atras ya esta osicon aqui estoy en la benton salgo a las 8 pm y si contestas te doy mi ubicacion en breve traigo la f150 sin placas ahi pregunta quien la trai pendejo pa toparnos mas vale que tengas apa si no preparate a ver si es cierto puto o tu dime donde te miro

  60. LOKO Says:

    DEMACIADO GRANDE

  61. LOKO Says:

    OTRA COSA SE ACABO LA DEFENSA Y LA DUDA EL 5 VOLVIO

  62. S-9 Says:

    yo pienso q todo esto que ha pasado,es por culpa de los gobiernos del PAN, y es politico,porque si el pinche orejon del ramos no hubiera rascado a fondo nada saldria a flote,haber porq no dice el wey q tiene una querida y dos hijos,

  63. S-9 Says:

    los hermanos AF,no tienen la culpa de todo lo q esta pasando en tijuana,a qui fue la desesperacion de los gatilleros,que voltearon bandera,y los fieles estan con el CAF, dejando q estos pendejos agan su desmadre y se maten entre ellos.

  64. tirilon Says:

    lee la nota cañon que no sabes leer ?? no te las des de santito ya estan balconeados ya ni pa donde te hagas dejate de hipocresias

  65. desde atras Says:

    ya dijiste pinche maricon ahi te voy a caer pendejo traigo una BMW X6 blanca asi que quiero ver cuando te vea que tanto sigues moviendo el osico pinche chalan mugroso te voa dar 0-4 culero!!

  66. El tijuanense Says:

    QUE NOVEDAD!!!!!! LA VCERDAD EN TODO ESTE ESCRITO NO HAY NADA NUEVO..YA QUE ES Y SERA SIEMPRE EL ESTILO DE TRABAJAR ENTRE EL GOBIERNO Y LOS NARCOS..NO CREE USTED?

  67. MONJE SINIESTRO Says:

    todo es veridico todo esta comprobado

    y que se va hacer; hay algunos de los mencionados que todavia andan por ahi

  68. Sassi Says:

    Ufffffffffffffff…..me tardé como una hora pa leerlo, no es nada que no sepamos pero aqui esta contado con detalles que los simples mortales no sabemos. Lo que me da terror es que casi siempre (por no decir siempre) los Encargados de ‘antisecuestro’ son colaboradores al servicio del narco, entonces quien nos defiende?, no sé en que momento el narco diversificó sus actividades como cualquier otra empresa, y se dedicó a secuestrar ya no para escarmentar a sus adversarios o deudores, sino por pago, para obtener ingresos.

  69. edwin Says:

    todo mexico y quiero decir cada estado esta bajo el control de algun cartel, tijuana es una plaza muy peliada y hay muchisimos intereses economicos, es verdad la familia tubo un control absoluto y solo permitian cruzar a estados unidos ciertas drogas, pero la cocaina era exclusiva del CAF” con la caida de los Arellano mayores acendieron los menores que a mi parecer dejaron de lado su actividad principal y se dedicaron de lleno al secuestro sin importar el numero de levantones y ejecuciones, cada jefe de plaza hiso lo que quiso y como quiso por ello el cartel de sinaloa ofrecio al gobierno q extinguirian al CAF y una ves debilitado le abririan las puertas al cartel de sinaloa hoy vivimosa cada dia dicha limpieza y aun hay gente que apoya al caf pero me surge esta pregunta hoy entra el cartel de sinaloa y pasado quien vendra a querer controlar esta minita de oro que es tijuana?? hahaha..

  70. penrre... Says:

    es una vil mentira!

  71. ESTA LARGO PERO YA QUE Says:

    a EL TIGRIRILLO LO QUIEREN PONER COMO UNA PERSONA QUE TOMABA DECISIONES CON SUS HERMANS CUANDO MUCHA GENTE SABE QUE SOLAMENTE ERA EL HERMANO LATOSITO,PARA CUANDO ESTO ESTABA SUCEDIENDO 9lo que aqui esta escrito0EL TIGIRILLO NADA QUE VER SALIO ALA FAMA CUANDO YA NO ESTABAN SUS DOS HERMANSO POR QUE LOS OTROS NO SE QUERIAN QUEMAR Y ESTA ERA MAS VALE GORRO PERO ESO DE QUE TOMABA DECISIONES NADA QUE VER SI EL LE VINO A PARTIR SU MADRE A TIJUANA ANTEDS CUANDO ESTABA RAMON NO ESTABA MAS TRANQUILO ESTE WEY REPARTIO TIJUANA Y CRECIO A PENDEJOS AHORA TODO PENDEJETE SE HACE UN CORRIDO


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: