ZETA: Lo Pusieron

Una llamada anónima y no una investigación, llevó a la captura de Filiberto Parra Ramos.

Lo pusieron

Un grupo especial de policías bajo las órdenes del Teniente Coronel Julián Leyzaola Pérez, siguió al capo desde Playas hasta la rampa al Aeropuerto donde fue detenido. Contaron con el apoyo del Ejército Mexicano y el Ministerio Público Federal. En un principio “ La Perra ” se identificó con otro nombre, pero después confesó: Había asesinado directamente a unas diez personas. Llevó a las autoridades a casas de seguridad, pero el resto de la célula delictiva del cártel Arellano Félix ya había huido.

Investigaciones ZETA

Durante la noche del miércoles 10 de junio y la madrugada del jueves 11, Filiberto Parra Ramos, “ La Perra ”, esposado, guió a las autoridades hasta casas de seguridad, guaridas y escondites de otros integrantes de la célula de Teodoro García Simental “El Teo”, en Tijuana, y poblados entre esta ciudad y Ensenada.

No encontraron mucho.

Cuatro hombres, vehículos, muy pocas armas y algo de droga. Crystal . El hampa se había adelantado a soldados y policías municipales y ministeriales. Cinco minutos después de conocer la detención de Parra Ramos, hombres al servicio de García y Raydel López Uriarte, “El Muletas”, se fueron de la ciudad. Incluso alcanzaron a llevarse en resguardo a la esposa del detenido, a sus dos hijos, y unos tres vehículos, de la casa donde vivían en El Pípila.

Y aun cuando en la II Zona Militar iniciaron una “operación rastrillo” para buscar a García y López, no les dieron alcance. Los narcotraficantes ya habían cambiado de frecuencia radial, de aparatos de telecomunicaciones, vehículos y escondites.

Atrás habían dejado a Parra Ramos. En manos del Ejército y del Ministerio Público Federal. Ahí habló. Se adjudicó 10 ejecuciones de manera directa y haber ordenado unas 35. Los secuestros, levantones y delitos relacionados con el tráfico de droga o narcomenudeo no los detalló. Al menos no en Tijuana donde le tomaron la primera declaración antes de ser trasladado a la Ciudad de México.

Investigadores oficiales dicen que no proporcionó mucha información. Pero sí habló de los detalles de la relación entre “El Teo” y Fernando Sánchez Arellano “El Ingeniero”. Les confirmó lo que extraoficialmente se sabía: Que ambos capos pactaron una tregua luego de la cruenta batalla de finales de 2008. Que la consigna era no agredirse unos a otros y respetarse sus “plazas” dentro de la ciudad.

A diferencia de Luis Ramírez Vázquez “El Güero Camarón” o Isaac Godoy Castro “El M”, quienes ofrecieron detalles sobre las actividades criminales de las células del cártel Arellano Félix y proporcionaron información sobre funcionarios, policías y delincuentes a su servicio, “ La Perra ” en ese sentido fue más discreto. Apenas aceptó que bajo sus órdenes tenía a trece personas. Que contaba con muy pocas armas y algo de dinero. Por eso muchos de la célula del CAF se dedican al secuestro.

La actitud del detenido, dicen quienes estuvieron cerca, era más de sorpresa y temor ante su detención. No lo creía.

Se presume que a Filiberto Parra Ramos lo pusieron para su captura. Prácticamente lo entregaron. La aprehensión por parte de municipales apoyados por militares, no fue producto de una investigación, aun cuando le fueron armando un expediente y en varias ocasiones en el pasado inmediato, estuvieron a punto de detenerlo.

Una llamada ciudadana alertó a la Policía Municipal de Tijuana sobre la presencia de una persona “parecida” a Filiberto Parra Ramos. Lo ubicaron a las tres de la tarde del 10 de junio en la delegación de Playas de Tijuana.

Hasta allá se trasladaron dos unidades operativas de la Municipal a cargo del Teniente Coronel Julián Leyzaola Pérez. Apoyado por la II Zona Militar a cargo del General Alfonso Duarte Mujica.

No encontraron a la persona señalada. Tampoco la camioneta Murano de reciente modelo con placas de Baja California en la que habían denunciado, se trasladaba Parra Ramos. En ese momento, se activó un operativo especial. Con las características del automóvil en cuestión, se dio la orden de localizarlo en la ciudad.

Así lo identificaron en la salida de Playas, luego sobre el libramiento Rosas Magallón y de ahí a la carretera Internacional para ingresar a la zona Río. A los oficiales se les perdió la unidad. No le siguieron más el rastro, hasta dos horas después. Cuando identificaron el automóvil y sus ocupantes en el gimnasio Total Fitness en pleno Paseo Sánchez Taboada. Sólo que cuando acudieron a las instalaciones deportivas, observaron que el carro era equivocado.

Alrededor de las seis de la tarde un reporte ubicó a Filiberto Parra Ramos en el estacionamiento del centro comercial Soriana enclavado en la esquina formada por la rampa al aeropuerto y la rampa a la colonia Ruiz Cortínez.

Conducido por Parra, el carro ingresó al estacionamiento y se acomodó en la parte media del inmueble. Minutos después llegó otro hombre que entabló plática con otros ocupantes de la Murano. Guardando distancia, la policía ya lo vigilaba. El proceso de reconocimiento duró unos diez minutos. Después llegaron las patrullas; dos grupos operativos ingresaron al estacionamiento y otros resguardaban las inmediaciones.

Cuando los delincuentes vieron llegar los pick ups blancos de la autoridad se bajaron de la camioneta. “ La Perra ” encaró a los primeros agentes encapuchados que se le acercaron. Les gritó. Los ofendió, les recordó a su madre y les hizo referencias sexuales soeces. Envalentonado, como quien paga para no ser detenido. Le dijo a los uniformados que se retiraran del lugar y lo dejaran en paz. Amenazó: No sabían con quién se estaban metiendo; así actuó por alrededor de un minuto recargado en la parte de atrás de la camioneta.

Para ese momento el operativo que llevaba casi tres horas, ya estaba encabezado por el Secretario de Seguridad Pública, Julián Leyzaola, quien descendió de uno de los autos para comprobar si el hombre efectivamente era el sicario.

El teniente coronel le pidió su identificación; Parra Ramos le entregó una licencia. En el documento oficial con su fotografía se leía el nombre de Jorge Luis Hernández. Hablaron al sistema de seguridad para buscar antecedentes penales y no salió nada. Era un nombre falso. El señalado por la DEA como uno de los más buscados de la organización Arellano Félix, fue esposado de manera inmediata.

Ni el presunto sicario ni sus dos acompañantes portaban armas. Tampoco droga, pero como había una denuncia ciudadana, y “Jorge Luis” se parecía mucho a las fotos conocidas de “ La Perra ”, quizá más gordo y de menor estatura, quienes lo capturaron lo encararon llamándolo por su nombre: “Filiberto”, le dijeron. El sólo respondió: “No sé de qué me habla, señor” e intentó seguir figurando ser otra persona.

Los municipales del grupo operativo todavía estaban en el estacionamiento intentando corroborar la identidad del hombre. No habían pasado ni cinco minutos del arribo de las unidades, cuando éstos recibieron un llamado de la autoridad superior preguntándoles si habían detenido a “ La Perra ”. La respuesta fue que no sabían, que lo único comprobado era que la persona aprehendida se parecía.

Ante tal evidencia, Parra Ramos fue trasladado a las instalaciones de la II Zona Militar. Al Cuartel Morelos. Ahí, el Ministerio Público Federal se encargaría de verificar la identidad y de los procedimientos que fueran necesarios. Por seguridad, elementos castrenses ya habían sido enviados al lugar de la detención así que a mitad del camino hacia la colonia Morelos se incorporaron con el grupo operativo municipal que concluyó el traslado, a las 18:30 horas.

Filiberto Parra Ramos ya estaba con los militares.

La tregua y los desencuentros

De los pocos detalles que ofreció Filiberto Parra Ramos durante su cautiverio en Tijuana, fue que la célula de Teodoro García Simental acordó una tregua con el cártel de los Arellano Félix a cargo de Fernando Sánchez Arellano “El Ingeniero”. Que después del enfrentamiento que sostuvieron durante prácticamente cuatro meses, se desestabilizaron económicamente y perdieron muchos elementos.

Que el acuerdo fue de no agresión y de respeto de las áreas para delinquir dentro de la ciudad. Lo mismo de los delitos a cometer. Trasiego de droga, secuestro y robo de vehículos.

Fuentes extraoficiales en Baja California y la Unión Americana , abonaron a la teoría del desencuentro entre las dos células del CAF. Explicaron: Después de pactada la tregua, Teodoro García Simental privó de la libertad a una persona allegada a otro de los miembros de los Arellano Félix, Armando Villarreal “El Gordo”. Y el plagio lo realizaron sin consultar al resto de las células criminales.

Confiaron los de inteligencia, que a Villarreal no le pareció justo. Y ahí inició otro distanciamiento con el grupo de García Simental. Éste, aseguran, puede ser uno de los elementos que llevaron a la captura de Filiberto Parra Ramos, quien suponen, pudo ser entregado por adversarios en una célula criminal.

Las investigaciones

A pesar de las declaraciones públicas del procurador de Baja California, Rommel Moreno Manjarrez, diciendo que Parra Ramos no tiene asuntos pendientes en el Estado, la realidad es que el sicario sí tiene investigaciones abiertas por secuestro.

De hecho así lo había informado la propia autoridad estatal ante el Consejo Coordinador Empresarial de Tijuana en mayo 2009. Bajo ese argumento, la fotografía de “ La Perra ” fue incluida en la más reciente lista de los plagiarios más buscados en el Estado, hecho que evidentemente ignoró el Fiscal al proporcionar información pública.

Por otro lado, Filiberto Parra Ramos es requerido por la DEA (Agencia Antinarcóticos de los Estados Unidos), autoridad que lo evidenció en el nuevo cartel donde solicitan información que lleve a la captura de Fernando Sánchez Arellano, Manuel Ivanovich Zambrano, Melvin Gutiérrez Quiroz, Raydel López Uriarte, Teodoro García Simental, Fernando Ávila Valenzuela, Raymundo Corona Bartolomé, Armando Villarreal, Isaac Manuel Godoy Castro y Filiberto Parra Ramos, estos dos últimos ya detenidos.

La DEA acusa a este grupo de tráfico de drogas, lavado de dinero y actividades relacionadas con el cártel de los Arellano Félix.

Pero ante la evidente falta de elementos para consignarlo en la República Mexicana en estos momentos, Parra Ramos seguirá el mismo destino que la mayoría de los detenidos recientemente: Será arraigado hasta lograr elementos para acusarlo de crimen organizado y tráfico de enervantes.

Las fugas

A Parra Ramos su detención lo tomó por sorpresa. Era conocido, entre los mismos policías, los arreglos que tenía en todas las corporaciones para no ser detenido. O para que le permitieran fugarse. Por ello el 10 de junio no manifestó temor, y encaró a sus captores sin saber que esta vez, sería aprehendido.

Informaron los investigadores que los confundió con Policías Federales y hasta orden de retirarse les dio. Justificaron: Su exceso de confianza estaba fundamentado. Informes recientes indican que miembros de la Policía Federal Ministerial había intentado capturarle el 29 de mayo. No lo hicieron.

Explicaron que al llegar al lugar mencionado, se desarrollaba una reunión social. Que los recibieron a tiros y que al detener a las personas –hombres y mujeres– “ La Perra ” no se encontraba. En su lugar, los federales dijeron haber presentado a varios de los aprehendidos en la fiesta, ante el Ministerio Público del Orden Común. Entre ellos, uno de nombre Rosendo Bernal.

Sin embargo la Procuraduría General de Justicia del Estado informó que la PFM no remitió a persona alguna con ese nombre. Tampoco les desglosaron investigación en la que la que estuviera involucrado.

Al empatar los dos reportes oficiales, los investigadores concluyeron que los agentes federales habían dejado ir a Bernal. A quien más tarde en inteligencia militar identificarían como compadre y cómplice de “ La Perra ”.

Pero esa del 29 de mayo no fue la primera vez que Filiberto Parra Ramos tuvo elementos para huir de la justicia. Antes, el jueves 22 de enero, cabezas delictivas de diferentes células del grupo de Teodoro García Simental, estaban de juerga en el hotel Baja Seasons en la carretera a Ensenada, Parra Ramos era uno de ellos.

Ciudadanos temerosos al ver hombres armados, aparentemente drogados, circulando y echando pleito en las inmediaciones del centro vacacional, reportaron al 066 la amenazadora presencia; el Ejército respondió a la denuncia pero al llegar sólo encontró a Santiago Meza López “El Pozolero”. Estaba demasiado intoxicado para huir.

El resto de los criminales huyó luego que, informaron, agentes federales les alertaron de la llegada de los Militares y les ayudaron a escapar, según relataron testigos de estos hechos. Razón por la cual dos jefes de la Policía Federal estén actualmente presos y bajo proceso.

Una semana después, el jueves 29 de enero, nuevamente ciudadanos denunciaron que en el poblado de San Antonio de las Minas en el Valle de Guadalupe, circulaba un comando criminal. Informaron que en el grupo iban Raydel López Uriarte y Filiberto Parra Ramos. El Ejército se enfiló al lugar y pidió apoyo de la policía federal que estaba más cerca.

Pero cuando los soldados se presentaron en el lugar, en menos de cinco minutos, los maleantes habían escapado por las brechas de La Misión. De nuevo fueron prevenidos por los Federales.
L a tercera vez que Parra Ramos evadió la justicia este año, fue el 1 de febrero de 2009. De nuevo una llamada alertó de la celebración de una fiesta norteña en una casa localizada en La Presa , hasta banda tocando narcocorridos tenían.

Cuando llegó el Ejército sólo encontró a unas mujeres asustadas acompañadas de tres delincuentes quienes admitieron que Filiberto Parra Ramos “ La Perra ”, Raydel López Uriarte “El Muletas” y Jesús Rangel Peña “El Enano” o “El Pelón” habían estado en la casa, pero recién se habían ido cuando “El Willy” recibió una llamada a su celular.

Federales le habían informado que los militares iban en camino.

Otra más: La tercera semana de mayo 2009, Parra Ramos fue visto en una taquería de la zona norte en Tijuana, los agentes de seguridad que lo identificaron, pertenecían al equipo de seguridad del alcalde Jorge Ramos, sacaron a su jefe de la zona para resguardarlo, pero ni ellos ni sus jefes informaron la ubicación a ningún otro cuerpo policiaco, obstruyendo así una posible y previa captura, la cual fue concretada esta semana precisamente por otros policías municipales.

Durante 2008 existen dos antecedentes de presuntas fugas, una del 17 de enero de 2008, luego de la balacera que durante tres horas ocurrió en la casa de La Cúpula , ubicada en la delegación La Mesa. En el lugar, seis personas que habían sido secuestradas fueron asesinadas antes que los delincuentes huyeran.

Por la frecuencia de radio un sujeto identificado como Parra aseguraba que se había escapado y que era la cuarta vez. Después, este joven criminal fue personalmente a un lugar donde graban los grupos de música norteña, no había pasado ni una semana de los hechos, entregó una hoja con la letra del corrido de La Cúpula y pidió que se la grabaran.

En el corrido dice que la balacera fue protagonizada por “era gente del Tres Letras por La Perra comandados”, respecto a las veces que se habían escapado agrega la canción “nos la seguirán pelando con ésta es la cuarta vez” y además amenazaba “los vamos a deshacer”, señalan a los policías de incompetentes y advierten “federales y solados, poco a poco irán muriendo”, esto porque García Simental se lo ordena a Parra “… el Teo dice a la Perra , el uno ve preparando, para que cobren el cheque que ahorita te estoy firmando”.

La advertencia final fue: “No se metan con la Perra que los vamos a cocer, la guerra está declarada y ustedes van a perder”, la canción fue grabada y puesta en circulación a través del internet.

Una fuga previa fue contemplada por las autoridades de los tres niveles de gobierno, en junio de 2008 cuando intentaron apresarlo acompañado al “Muletas” en un bautizo celebrado en el salón social “El Travieso” en la colonia Herrera de Tijuana, ahí 57 personas fueron detenidas y 32 posteriormente liberadas.

Reorganización

Ante la detención de Filiberto Parra Ramos, las autoridades esperan una reorganización de la célula de García Simental, y del CAF a cargo de Fernando Sánchez Arellano. Sobre todo considerando la violencia generada durante el mes de mayo y lo que va de junio, donde fueron ejecutados vendedores de droga, roba carros, y plagiadas muchas personas, entre empresarios y comerciantes.

Entre la reorganización, estimaron los informantes, se consideraría reforzar los organigramas de ambos grupos delictivos, debido a la detención de Godoy Castro en el ala de “El Ingeniero” y de “ La Perra ” en la célula de García Simental.

“Incluso hay datos que permiten presumir la incorporación al organigrama principal del CAF, de por lo menos un importante narcotraficante del cártel de los Beltrán Leyva como socios comerciales, este sujeto vendría a apoyar las operaciones en contra de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán.

“Estas versiones adquieren sentido tomando en cuenta que se tienen pruebas, incluso detenciones, que desde el año pasado ‘El Chapo’ ha intentado entrar plenamente a Tijuana, por lo menos intentó comprar los favores de algunas corporaciones policiacas”, refirieron a ZETA .

Luego de las capturas de Godoy y Parra, las autoridades esperan una época de recomposición, que incluiría nuevos elementos en ambos bandos, y otro acuerdo para delinquir en la zona a través del cobro de piso, el tráfico de drogas y el robo de vehículo. Un día después de la detención de Filiberto Parra Ramos, el comerciante de la Central de Abastos, José Covarrubias fue liberado. Y ante el repliegue de la delincuencia para no ser aprehendidos, investigadores esperan que otros secuestrados sean puestos en libertad.

La desorganización de las células del cártel Arellano Félix, el secuestro al empresariado y los constantes decomisos de drogas y armas por parte del Ejército Mexicano y la Policía Estatal Preventiva, han minado los alcances financieros de los criminales, lo cual acorta también sus medios para huir.

En estas condiciones, confiaron los investigadores, la reorganización es inminente. Por un lado, el apuntalamiento del CAF con nuevos elementos, y por otro el repliegue de la célula de García Simental, dedicada más al narcomenudeo y el robo de vehículos.

La violencia

Pero advirtieron los oficiales: los homicidios por ajustes de cuentas “entre criminales” seguirían sucediendo. También las decapitaciones, los desmembrados, incinerados o balaceados. Según los narco-mensajes en las escenas del crimen, los están matando por “rateros, traidores o piojosos”.

17 ejecuciones en los últimos 11 días de mayo y otras 21 contabilizadas hasta el 11 de junio de 2009, son de acuerdo a la interpretación de la autoridad sobre los hechos, parte de una “limpieza interna”. Los asesinados son traficantes, secuestradores y sicarios, tiradores y roba carros. Conforme a los expedientes del sistema de seguridad, la mayoría de los muertos tiene antecedentes como vendedores de droga al menudeo con detenciones previas, varios de ellos con antecedentes por robo de vehículos.

De acuerdo a las primeras indagatorias, esta matanza está siendo encabezada presuntamente por matones de “El Teo”, principalmente uno de apodo “El Águila”, que las autoridades no han identificado plenamente entre dos que utilizan ese sobrenombre. Un ex agente ministerial de Tijuana, y un ex convicto de San Diego con el cuerpo lleno de tatuajes que hasta el año pasado controlaba el narcomenudeo en la colonia Libertad.

Los otros dos sospechosos en las indagatorias, de cometer los crímenes con tanta saña, son Rodolfo Pérez Camacho “El Cantante” y un hombre de apellido Rodríguez a quien apodan “El Profe”.

En este contexto, policías investigadores concluyeron que las recientes ejecuciones son un asunto de “ajustes de cuentas. Por un lado, es evidente que hay líderes criminales que están tomando áreas que ya eran operadas por otros grupos considerados inferiores en el organigrama del CAF. Y por el otro, están matando a los que en medio del descontrol y los pleitos, empezaron a vender droga por su cuenta sin pagar piso, y los que empezaron a vender droga del cártel de Sinaloa sin que antes pasara por los lugartenientes.

“Están matando como siempre a su propia gente”.

http://zetatijuana.com

Nota Relacionada: Capturan a lugarteniente de ‘El Teo’: Filiberto Parra Ramos “La Perra”

ZETA: Se escaparon otra vez, Teo y compañia

Se escaparon otra vez

Dos veces en enero y una en febrero de este 2009, los capos de la célula del cártel Arellano Félix han escapado a la justicia cuando son alertados por agentes deshonestos. El domingo 1 de febrero, al igual que el jueves 22 de enero, celebraban una fiesta en un domicilio de La Presa y lograron evadir a militares y federales. Hubo detenidos en los dos casos, mismos que colaboran con las autoridades para capturar a los delincuentes que andan a salto de mata entre Tecate, Ensenada y Tijuana, pasando por Rosarito.

Investigaciones ZETA

La segunda ocasión en enero de 2009 que miembros de la célula del cártel Arellano Félix encabezada por Teodoro García Simental huyeron de un operativo del Ejército para capturarlos fue el jueves 29.

Ciudadanos alertaron al Ejército Mexicano: que en el poblado de San Antonio de las Minas en el Valle de Guadalupe, se trasladaba una caravana de automóviles sospechosos. Con vidrios polarizados, sin placas y con hombres armados.

Después llegó la información de inteligencia militar: Se trataba de un equipo criminal que trasladaba a la cabeza de esa célula en los terrenos donde hoy se esconden, en las montañas entre Mexicali, Tecate y Ensenada.

Cuando los elementos del Ejército Mexicano arribaron al lugar, por lo pronto en menos de cinco minutos, los narcotraficantes ya se habían escabullido. Alertados por Policías Federales, que, se supone, deben trabajar en coordinación con el Ejército y no con los criminales.

Los compinches de “El Teo” huyeron por las brechas que se caracterizan en esa rústica zona. Las que salen de La Misión , Salsipuedes, pasan por la meseta El Tigre y llegan o salen al Valle de Guadalupe.

Las redadas que prosiguieron a la huida de los criminales, de nada sirvieron al Ejército y a la Policía Federal , la caravana delincuencial ya se encontraba lejos de San Antonio de las Minas donde originalmente fue reportada.

Actualmente, la célula delictiva de García Simental se oculta en esa región de Baja California. A salto de mata con el Ejército cortándoles el piso.

La tercera vez que huyeron los integrantes de la célula de “El Tres” fue en Tijuana. El domingo 1 de febrero de 2009.

En una casa ubicada en la delegación La Presa , vecinos reportaron, otra vez a elementos del Ejército Mexicano destacados en la II Zona Militar en la ciudad, de la celebración de una fiesta con música norteña, narcocorridos, mujeres, alcohol y en las afueras autos sospechosos.

De hecho el convite se llevaba a cabo en dos casas aledañas. El Grupo Coordinación encabezado por los militares llegó al lugar. A la casa donde la música subía de tono. Ahí les alertaron: “No es aquí…están allá”, señalando la residencia justo en frente.

A la entrada de los soldados siguió la búsqueda de miembros del crimen organizado. Encontraron a uno. “El Willy”, un sujeto que hace la labor de secretario particular de Raydel López Uriarte “El Muletas”. También a dos jóvenes sexoservidoras.

Filiberto Parra Ramos “ La Perra ”, López Uriarte “El Muletas” y Jesús Rangel Peña “El Enano” o “El Pelón” se encontraban en la casa asegurada, pero alcanzaron a escapar de la fiesta donde según las autoridades los narcocorridos eran entonados por el grupo Revolución Norteña, de cuya agrupación tres elementos permanecen en calidad de presentados en la Procuraduría General de la República : Daniel Villavazo Río, Carlos Murrieta y otro, Gerardo Espiricueta, que entró de emergente ante la ausencia de un músico.

Por tercera ocasión un miembro de la Policía Federal alertó a los mafiosos para escapar cinco minutos antes que las Fuerzas Militares arribaran al lugar de la juerga.

Lo que sucedió lo relataron testigos y detenidos:

“Había muchas personas, el grupo tocaba y todos bebían. ‘El Pelón’ salió un rato y después regresó con las dos sexoservidoras. Les dijo a las jóvenes que conocerían a su patrón, cuando las llevó frente a “ La Perra ” y “El Muletas” las muchachas se asustaron por el ambiente y se refugiaron en el baño.

“Hasta allá fueron “El Pelón” y “El Muletas” a quererlas sacar. Les gritaban que salieran, Raydel les decía que él era “El Muletas”, que salieran ya, pero las muchachas no lo hicieron. Entonces “El Willy” recibió una llamada a su celular. Le dijeron que los militares iban en camino, que se pelaran él, su jefe y sus amigos. “El Muletas” y “La perra” alcanzaron a huir. Se fueron juntos, solos, sin armas, en un vehículo para perderse más fácil.

“Cuando los soldados llegaron, sólo encontraron al “Willy” y a las muchachas encerradas en el baño. Se los llevaron a los tres”.

El contacto de ZETA confió que las jóvenes dieron una versión de los hechos que coincidió con la del testigo. Además, que ellas escucharon cuando le entró la llamada al celular de Rangel Peña y éste contestó para después alertar a su jefe y que todos huyeron.

El propio “secretario” de López Uriarte confirmó su posición en la célula del CAF y proporcionó información que aún no se ha dado a conocer. También, que quienes filtraron la información sobre la presencia del Ejército, fueron miembros de la Policía Federal.

En el lugar fue decomisada droga, algunos artículos personales de los criminales, documentos apócrifos y la chamarra que Raydel López Uriarte olvidó en su huida.

La impunidad

De la primera fuga de los criminales, el jueves 22 de enero cuando se encontraban en el Baja Seasons en La Misión , se confirmó la protección que policías federales brindan a la célula de Teodoro García Simental.

Fueron éstos, los federales, quienes dieron “el pitazo” de la presencia del Ejército para capturarlos. En concreto, comentaron a ZETA fuentes investigadoras confidenciales, por lo menos se presumió en aquel momento la participación de Jorge Julián Notni Ahuet, Comisario de la Policía Federal Preventiva en Tijuana, mismo que el jueves 5 de febrero, dos semanas después de la huida de “El Teo” y sus mafiosos, sufrió un atentado.

Los tres narcotraficantes, de hecho de los más buscados por el FBI de los Estados Unidos por asociación delictuosa, han sido favorecidos ya en tres ocasiones por la Policía Federal. En prácticamente todos los operativos para capturarlos, motivados por denuncias ciudadanas, los militares llegan cinco minutos después de que los delincuentes son apoyados para escapar.

Además, explicó la fuente de ZETA : “Tienen punteros, personas que les alertan de la llegada de carros, convoyes y vehículos en las cercanías de donde se encuentran, por toda la ciudad. Los protegen los chicleros en los cruceros, tienen personas apostadas en las casetas de cobro en las carreteras de cuota. También personas en vehículos estacionados en paseos, bulevares, calles y avenidas, tienen una vasta red de protección”.

La impunidad que les provee, hasta el momento y por investigaciones oficiales, la Policía Federal , es secundada por la red de “punteros” por toda la ciudad.

Además, explicaron, han cambiado de estrategia en su tránsito por Tijuana, Ensenada, Rosarito y Tecate: “Andan solos, a veces se acompañan dos como “ La Perra ” y “El Muletas” y andan en carros de bajo perfil y sin armas. Ya no utilizan los comandos que antes ostentaban por toda la ciudad, en parte porque les parece menos vistoso”.

En las mismas condiciones dijeron, se traslada Francisco Sánchez Arellano “El Ingeniero”. “Igual que su tío Eduardo, anda solo. No trae escolta, a veces anda acompañado de amigos cuando sale en la ciudad a divertirse”.

Las fiestas

En dos de las tres ocasiones que estuvieron a punto de ser capturados, los miembros de esa célula delictiva del CAF, se encontraban de fiesta. La primera vez en el Baja Seasons, estaban los tres juntos. Los acompañaban unas cuarenta personas entre amigos, colaboradores y sexoservidoras. También una menor de edad que por segunda ocasión era detenida en territorios criminales del cártel Arellano Félix.

La segunda fiesta, fue la del domingo 1 de febrero. Aunque en la casa donde departían en La Presa , la autoridad no detectó indicios de la presencia de Teodoro García Simental, sí fue confirmada la estadía en el lugar de Filiberto Parra Ramos y Raydel López Uriarte.

Entre la fiesta del 22 de enero y la del 1 de febrero, investigadores comentaron que “El Teo”, en su impunidad, celebró otra reunión. “Se la pasan de fiesta”.

Suelen llevar a las juergas, de acuerdo a lo vertido en partes oficiales luego de los cateos a las casas, alcohol, comida especial, cocineros, prostitutas, menores de edad y grupos musicales que tocan los narcocorridos por petición expresa de los narcotraficantes.

Las amenazas

De los Policías que sí colaboraron con el Ejército Mexicano en el operativo del 22 de enero en el Baja Seasons, uno de ellos ha recibido constantes amenazas. Se trata de un municipal adscrito a la Policía de Ensenada. Uno de los primeros que fue alertado sobre la presencia de los mañosos por ciudadanos que atestiguaron la fiesta.

El uniformado atendió a los asustados turistas que observaron en la reunión las características del crimen organizado, armas, droga, narcocorridos, hombres armados, vehículos sin placas y vidrios polarizados. Sin embargo el municipal poco podía hacer.

Aun así el ensenadense dio parte a sus superiores. No acudió al lugar de la encerrona criminal pero sí se quedó, escondido, a presenciar lo que ahí sucedía. Fue testigo además de la huida de los narcotraficantes, del operativo criminal, el cateo y las detenciones.

También, fue identificado por los mafiosos, quienes a través de la frecuencia de la Policía Municipal , exigen a los agentes que les sea entregado el policía que los delató. Lo quieren muerto. Lo amenazan y se refieren a él con nombre y apellido.

Las afrentas han subido de tono, incluso los criminales han puesto límite para la entrega del policía municipal de Ensenada. Exigen “que se lo pongan para matarlo”.

Fuera de este hombre, no se ha tenido conocimiento –al menos así lo declaran las autoridades– de otras amenazas reales a miembros de corporaciones militares, federales, ministeriales, estatales o municipales.

La investigación

En dos de los tres casos de operativos para la captura de los mafiosos, ha habido detenidos.

En el del 22 de enero, se aprehendió a Santiago Meza López, quien se auto identificó, intoxicado por alcohol y drogas: “Yo soy el pozolero del Teo”. De acuerdo a las autoridades que le capturaron, “el hombre pensaba que diciendo eso, nos amedrentaría y lo liberaríamos”.

Además el mismo día se detuvo a otros dos sujetos: Héctor Valenzuela Lobo, quien dijo ser el cocinero de García Simental, y Fernando López Alarcón. Además, una menor de edad.

La jovencita había sido encontrada por primera vez en territorio del CAF a mediados de diciembre de 2008, cuando miembros del Ejército catearon varias casas de seguridad y liberaron a tres secuestrados. En aquel entonces la menor dijo, entre llantos, que ella estaba ahí contra su voluntad, que la habían obligado y que se quería ir. Actuando de buena fe, miembros del Ejército la dejaron ir después del procedimiento legal. Finalmente se trataba de una menor.

Pero el 22 de enero la jovencita se encontraba también en el Baja Season’s donde “El Teo” celebrara su encerrona con sus colaboradores. Presumen que la menor era parte de la comitiva o acompañante de alguno de ellos. Esta vez, la niña esgrimió ante los soldados el mismo discurso: Que estaba ahí contra su voluntad, que se quería ir. Pero en esa ocasión no la dejaron libre. Fue procesada.

En la tercera huida, la del domingo 1 de febrero de una casa de la delegación La Presa donde también celebraban una reunión, alcanzaron a huir, alertados por policías federales deshonestos, Raydel López Uriarte y Filiberto Parra Ramos. Fueron detenidos en el lugar:

los músicos Daniel Villavazo Río, Carlos Murrieta y Gerardo Espiricueta, así como “El Willy” y dos jóvenes que posteriormente fueron liberadas.

En el caso de los aprehendidos, éstos fueron remitidos a la Procuraduría General de la República , donde hasta el jueves 5 de febrero, se encontraban. Investigadores informaron a ZETA que junto a los detenidos fue encontrada droga en la casa, crystal y mariguana, hecho por el que podrían quedar bajo arresto.

Actualmente, con los elementos que las tres huidas han dejado, las autoridades elaboran una cartografía criminal para capturar a los criminales del cártel Arellano Félix, información que se complementa con las declaraciones de los detenidos.

http://zetatijuana.com/html/EdicionActual/Principal.html

Asciende “La Perra”, es nuevo jefe de sicarios

“La Perra” nuevo jefe de sicarios de “El Teo”
etj
11/3/2008

“El Muletas” detenido en San Diego

TIJUANA.- Juan Filiberto Parra Ramos (a) La Perra, se convirtió en el jefe de sicarios de la célula de Teodoro García Simental (a) El Teo, luego de la detención en San Diego de Raydel López Uriarte “El Muletas”, según informes policiales obtenidos por enlineatijuana.

Aunque las autoridades estadunidenses no han informado sobre la detención de Raydel Lopez, las versiones extraoficiales cobraron mayor fuerza durante el transcurso de este lunes.

Este golpe a la célula de “El Teo” generó una restructuración en los mandos, con lo que “La Perra” ascendió en el organigrama y se coloca como el número dos de este grupo criminal.

En tanto, autoridades mexicanas esperan la confirmación por parte de los Estados Unidos, aun cuando se mantiene un total hermetismo sobre su detención.

Tanto Parra Ramos como Raydel Lopez son señalados de múltiples ejecuciones, levantones y de victimar a policías en Tijuana y Rosarito.

Cabe señalar que El Muletas fue detenido en San Diego a bordo de un vehículo de reciente modelo al cometer una infracción de tránsito y posteriormente fue cotejada su información, aun cuando se cambio de identidad.

http://enlineatijuana.com

Publicado en Teo. Etiquetas: , , . 28 Comments »
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 34 seguidores